José Castro, en el palco del Wanda Metropolitano en la final de la Copa del Rey (Foto: EFE)
José Castro, en el palco del Wanda Metropolitano en la final de la Copa del Rey (Foto: EFE)

Sevilla FC: mirar hacia dentro

¿Para qué ir más lejos si en casa tenemos lo que buscamos?
Por  12:51 h.

El problema de tener a un número uno, con sus luces y sus sombras, que también los más brillantes tienen sus fases de eclipse lunar, es que cuando deja tu casa, no resulta nada fácil ir a por el número dos. Entre otras cosas porque quién es en el mundo donde se mueve Monchi el número dos. Ni Planes, ni Miñambres, ni Oscar Perarnau parecen tener ganada esas plaza. En absoluto. Y poner los ojos en esos nombres no significa que se estén recortando las ambiciones. Posiblemente indica que el Sevilla anda buscando otro modelo. Otra estructura que sirva para tapar el hueco tan enorme que dejó el romano de San Fernando. Que no era solo un excelente director deportivo. Asumía funciones extras que todos conocemos. Lo que agrandaba su perfil y floreaba su currículum. No hay número dos posible. Entre otras cosas porque el Sevilla parece apostar por otro modelo.

Y en ese modelo se afana. Quizás empeñando el tiempo que no tenemos para conformar una plantilla competitiva y que la veremos sobre el pasto discutiendo finales y previas antes de que termine julio. Hay deberes por hacer que son fundamentales. Y que están ralentizados por cuestiones internas del más variado pelaje. Que el secretario técnico del Getafe te diga que no a mi me da un susto de mil pares. Porque Planes no es un número dos. ¿Con quien ha empatado Planes? ¿Qué perlas ha llevado al joyero de Getafe? Planes es un gran profesional que nadie le discute su valía en la onda en la que se mueve. Pero entiendo que como Planes o por encima del nivel de Planes hay en la casa unos cuantos. Y todo parece indicar, a la hora que escribo este artículo, que la bombilla se ha encendido y que hoy mismo pueden anunciar a Marchena como el nuevo y flamante director técnico de la casa. Si fuera así, a mi me tranquilizaría muchísimo.

Nunca en una institución como es el Sevilla resulta un mal plan mirar hacia dentro. Y nombrar a Marchena como responsable de la parcela deportiva es de pleno al quince. Sevillista, conocedor de las entrañas de la casa, con un palmarés profesional muy sólido, tiene todas las papeletas para hacernos olvidar la angustia de estos días de calma chicha y los reiterados tropezones dados por la anterior secretaría técnica. Mirar hacia dentro y confiar en lo que tienes en casa es posible que a muchos les pueda parecer un tanto aburrido y escasamente espectacular. Pero los espectáculos hay que dejarlos para que acompañen a las victorias y a los objetivos alcanzados. Y es posible que con Caparros de parachoques de Castro y Marchena de eslabón en la cadena productiva entre el futuro entrenador y la regencia del club, la máquina empiece a funcionar para colmar las ambiciones del sevillismo. ¿Para qué ir más lejos si en casa tenemos lo que buscamos? Creamos en lo nuestro porque uno de los nuestros, por ejemplo, nos ha caramelizado una temporada de no muy buen gusto, en cuatro partidos. Si se deciden por mirar hacia dentro y ver en Marchena lo que quieren ver en otros, es muy probable que acierten. Y además empiece el club a ganar el tiempo perdido, que va siendo mucho y ventajoso para clubes con los que tenemos que competir y ya nos sacan ya treinta metros en una carrera de cien.

Félix Machuca

Félix Machuca

Colaborador de Opinión