Ben Yedder celebra con Vitolo uno de sus goles al Alavés
Ben Yedder celebra con Vitolo uno de sus goles al Alavés

Ben Yedder, el ‘miarma’ de Sarcelles

Es franco-tunecino, aunque si no lo conociéramos, diríamos que se ha criado en la carretera de Utrera, por su forma de ser, por su arte y gusto sobre la hierba
Por  13:51 h.

Tiene un desparpajo tremendo. Aunque el abanico de virtudes que exhibe Wissam Ben Yeder es mucho más extenso. Aúna calidad y capacidad goleadora, ilusión y hambre desmesuradas, pero, sobre todo, hace alarde sin titubeos de esa particularidad que define a los más grandes: la confianza, innegociable, en sí mismo y sus posibilidades. Nada más confirmarse la (traumática para muchos) venta de Gameiro al Atlético, Monchi cerró la contratación de Ben Yedder. El primero se marchaba tras haber firmado en su última temporada con el Sevilla nada menos que 29 goles. El segundo, el día de su presentación en Nervión, ya lanzaba el órdago: “Espero hacer, como mínimo, los mismos goles que Kevin; si puedo hacer más, mejor”. Y no sólo eso, sino que Ben Yedder luce desde aquella misma mañana, la de su puesta de largo como sevillista, el dorsal «12» del mito Frederic Kanouté… casi nada. Atrevimiento y seguridad. Y ya comienzan a verse los resultados.

Tras desaparecer de un par de convocatorias de Sampaoli, el bueno de Wissam emergió como un ciclón para reivindicar su rol capital en este equipo, haciendo todos los goles de las victorias del Sevilla ante el Olympique de Lyon en la Champions y contra en el Alavés en LaLiga. Tres a la buchaca, con taconazo incluido. No se arruga en la exigencia y tensión del compromiso, sino que encima se adorna, luce recursos en la prueba límite. Lo de enchufarla de esa manera, en cualquier caso, no es novedad para un tipo que viene de firmar más de 70 dianas en Francia con el modesto Toulouse. Hasta de cabeza, entrando como un tren a portería y ante un central que le sacaba un palmo (Mapou Yanga-Mbiwa, de 1,84 metros) resolvió él solito el duro entuerto frente al Lyon. Nacido en Sarcelles (Francia) el 12 de agosto de 1990 y con 1,70 metros de altura, la aventura de Ben Yedder en Sevilla promete.

En la cancha, vierte ese arte y atrevimiento en espacios imposibles que tanto nos gusta por aquí. Quizá tenga que ver con que en su inicios compaginaba el fútbol sala con el fútbol 11, llegando a ser internacional absoluto con Francia en el parqué en alguna ocasión. Por si fuera poco, desde el primer día ha querido mezclarse con el sevillismo, empaparse de él. Nada más aterrizar para estampar su firma con el club de Nervión comenzó a interactuar en redes sociales con los aficionados, con compañeros compatriotas como Rami… buscando la complicidad, la guasa. La encontró pronto, en el momento en que se le ocurrió preguntar qué significaba “miarma”… Es franco-tunecino, aunque si no lo conociéramos, diríamos que se ha criado en la carretera de Utrera, por su forma de ser, por su arte y gusto sobre la hierba. Sigue así “miarma”.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @diarioas: Gameiro cae en desgracia https://t.co/YEiORIyyVT https://t.co/NzlCpZduyq - 2 horas ago