ayza botella

La barbacoa

Los comités siguen a lo suyo, y como dice la canción: “Voy echando leña al fuego y siguiendo con el juego”
Por  11:00 h.

Ni Georgie Dann hubiera firmado la barcacoa en la que se ha convertido nuestro fútbol. Al menos, las suyas estaban bien organizadas y con final feliz. Todo lo contrario de la que nos ocupa, que se ha chamuscado por completo, no tiene ninguna gracia, y ha elegido terrenos pantanosos con riesgos y contingencias ajenas a la fiesta del deporte. Casualmente, días después de que Competición pusiera precio (600 euros) al ruin acto de reventarle un mechero en la cabeza a un futbolista, un desalmado decidió subir el nivel y romper todos los moldes arrojando en medio de un partido un bote de humo lacrimógeno. ¿Hasta dónde ha llegado nuestro fútbol? ¿Hay que limpiar a los desaprensivos o purgar de una vez a los responsables que les dan cancha adoptando desde los órganos decisiones lamentables?

Resposabilidad. Un principio que brilla por su ausencia y que los comités han fermentado con el paso de los años al regirse por una única norma: el doble rasero, la doble vara de medir… por las cuotas o los irreverentes motivos que sean. Desde los órganos que deben impartir justicia, ser injusto no trae nada bueno. Remontándonos a los albores del siglo XXI, el Sevilla FC ha visto cómo le han cerrado su estadio hasta en cuatro ocasiones. Un corto espacio de tiempo en el que los nervionenses han tenido que ‘tragar’ cómo los comités miraban hacia otro lado cuando los implicados y/o responsables del problema eran los denominados grandes. En algún capítulo, incluso, el Sevilla FC lo sufrió como artista invitado del sainete. Así le ocurrió, por ejemplo, en el Vicente Calderón con el increíble episodio de la botella de whisky que lanzaron desde la grada al portero sevillista Andrés Palop. En aquel choque, llovieron todo tipo de objetos sobre el terreno de juego, pero todo se quedó en una leve multa económica para el Atlético y un apercibimiento. Y qué decir de la famosa cabeza de cochinillo (también cayeron botellas) que arrojaron en el Camp Nou durante el Barça-Madrid de la 2002-2003; evidentemente, no pasó nada, a pesar de que el coliseo azulgrana era reincidente. La lista es interminable, hasta llegar al último mecherazo a Cristiano ‘tasado’ en 600 euros para despachar el asunto.

Éste es el fútbol que nos han regalado. La barbacoa está montada. 17 pagan mientras que los tres grandes lo hacen en especie: con cochinillo, whisky y mechero para la candela, basta. Los comités siguen a lo suyo, y como dice la canción: “Voy echando leña al fuego y siguiendo con el juego”.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Orgullo_Nervion: LA PREVIA Cartagena-Sevilla FC: la Copa, como estímulo para la reacción https://t.co/ftTkqyuCam #SevillaFC vía @Montes - 2 horas ago