Bacca celebra en la final de Varsovia el tercer gol del Sevilla al Dnipro
Bacca celebra en la final de Varsovia el tercer gol del Sevilla al Dnipro

La vida de Carlos

El Sevilla FC de los últimos años tiene la virtud y el defecto análogo de generar grandeza y nostalgia. A partes iguales. Y en cantidades ingentes
Por  18:40 h.

Carlos Bacca nunca terminó de entrar en sintonía con el frío de Milán. Ni siquiera la campaña pasada, la de su desembarco en Lombardía, en la que marcó nada menos que 20 goles para erigirse en el máximo anotador de la escuadra rossonera, con una diferencia abismal respecto a sus compañeros. Este año, el de Puerto Colombia, todo un killer de condición innata, sigue manteniendo su olfato, haciendo goles. Incluso su equipo, el Milan, parece levantarse después de mucho tiempo y empieza a soñar con volver a aspirar a retos importantes. Pero nada importa si no hay conexión. Hasta el dinero pesa si no hay calor, alegría, comunión, complicidad con los tuyos. El Sevilla FC de los últimos años tiene la virtud y el defecto análogo de generar grandeza y nostalgia. A partes iguales. Y en cantidades ingentes. Casi todo el que llega triunfa. Casi todo el que se va acaba pensando que cualquier tiempo pasado fue mucho mejor.

La última visita de Bacca a Sevilla, autorizada, habría terminado en cualquier caso de desgastar un feeling con su club que ya de por sí andaba en decadencia. Por no decir que era inexistente. No es una cuestión en la que haya que buscar culpables, ni razones objetivas. Los que se mueven en el mundo del fútbol saben perfectamente que el Milan es una institución que brinda a sus futbolistas un trato exquisito. Sin embargo, el peso de la añoranza es incontrolable. Y a Bacca le delata el rostro. Y sus actos.

Mientras, en el Sevilla no hay dudas de que el colombiano sería el «9» perfecto para ‘titanizar’ el pujante proyecto de Sampaoli. Pero, de momento, la operación raya la utopía. El Milan necesita sus goles y si se viera obligado a darle salida, sólo lo haría a cambio de un buen puñado de millones de euros. Hipótesis, ésta última, inviable para un Sevilla reacio a hipotecarse en la contratación de un jugador de 30 años. Por muy fuerte que sea el deseo. En las fórmulas estará el posible arreglo. Y en la presión del futbolista. Si no hay pacto, Carlos Bacca, profesional incuestionable, seguirá metiendo goles en Milán. O allá donde vaya, porque Unai no le quita el ojo tampoco…

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Iborra_Vicente: Siempre presente compañero, no te olvidamos. Ejemplo de lucha y superación. #MikiRoqué https://t.co/YxeamNv6HL - 1 hora ago