Al César lo que es del César

Por  0:57 h.

La profesión de entrenador es muy ingrata. Cuando el equipo gana los halagos van para el delantero que mete los goles, el portero que los evita o el jugador que hace la asistencia. En la grada, en la calle y en la prensa hay muchos entrenadores. Muchos que saben de fútbol y que no saben tanto que se permiten criticar un planteamiento o alienación con más o menos razones.

Gregorio Manzano, desde que llegó, ha tenido una trayectoria irregular. Bien en las competiciones coperas, pero deficiente en liga. Se le achaca ser un entrenador complaciente, de discurso plano y que tarde mucho en hacer los cambios. Las victorias las logran sus delanteros, las derrotas su poco trabajo defensivo. Todos, prensa incluida, deberían hacer examen de conciencia sobre lo vivido por el técnico de Bailén y sus méritos, que también los tiene.

Manzano ha recuperado al mejor Romaric, haciendo que el marfileño, a través de planes específicos y confianza en sus cualidades, rinda a un nivel más que digno en las últimas semanas. También se ha quitado de un plumazo a dos hombres que no suman nada al equipo. Konko, agujero negro y coladero habitual cuando el francés estaba en el campo, ha desaparecido del mapa y de las convocatorias (ayer entró por la lesión de Escudé). Cigarini, aunque no lo diga públicamente (algo lógico para no enrarecer el vestuario) no cuenta para nada dadas las aptitudes mostradas por el italiano. Y es que, recordemos, la plantilla no la ha confeccionado él, se la encontró a su llegada.

Lo de ayer es una muesca más a su favor. Cuando el sevillismo, y el periodismo, vio el once inicial que debía defender la ventaja lograda en la ida ante el Villarreal, la mayoría se llevo las manos a la cabeza. Pero resulta que él ganó el partido. Su esquema, blindado atrás y reforzado en el mediocampo, asfixió al Villarreal y le quitó el balón durante gran parte del encuentro. La ‘criptonita’ particular para este gran equipo dirigido por Juan Carlos Garrido. Luego sólo restaba que los de arriba hicieran su trabajo al nivel de las últimas semanas.

Como él mismo dijo en sala de prensa, la de palos que se hubiera llevado si el que se viera las caras con el Real Madrid dentro de siete días hubiera sido el Villarreal. Y es que esto también es mano de entrenador, al César lo que es del César.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
El Olímpic-Ecija se va a los penaltis - 17 mins ago