Villar
Ángel María Villar, máxima autoridad de la Federación

El escudo del fútbol

Sobre implicaciones personales e institucionales en asuntos de la justicia
Por  11:43 h.

Hay cosas que nunca entenderé en esto del fútbol a pesar de que uno lleva algunos años inmerso en la vorágine de sentimientos que implica este deporte. El famoso doble rasero a la hora de analizar situaciones polémicas. Y no, no me refiero a la parcialidad con la que un árbitro pueda juzgar una acción en favor de un equipo u otro por la importancia mediática de cada uno. Me refiero a cosas más importantes.

Cuando Del Nido fue condenado a siete años de cárcel por su implicación en el “caso Minutas”, se activó una especie de logia masónica para lograr su indulto y evitar su entrada en prisión. Respeto profundamente que el propio Del Nido luche por evitar entrar en un lugar al que a nadie le gusta estar, está en su derecho y entiendo que lo intente. Pero en lo personal. Eso de implicar o utilizar el club al que tanto ama y dirigió (de forma más que exitosa) para lograrlo no me parece coherente. En su despedida dijo que lamentaba haber manchado la imagen del club por no haberse retirado antes, pero ahora, desde fuera, tampoco ha hecho por evitar que se siga vinculando inevitablemente al club con asuntos judiciales.

Además, muchos presidentes de clubes de fútbol firmaron en pro del indulto de Del Nido. A título personal cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero si lo firmas en la sede de la Federación Española de Fútbol, representando al club al que diriges, la cosa pasa a mayores. No me extraña que, ante el escándalo que esto pudiera suponer, que cinco clubes ya hayan hecho público que ellos no han firmado nada. Su club, ese al que tanto aman, está por delante de lo personal.

Son varios los sevillistas con los que he hablado que me justifican que el ya ex presidente del Sevilla FC trajo títulos y éxito a esta centenaria entidad, y que sólo por eso apoya su indulto. Sevillistas que, al igual que el propio Del Nido, no saben (o supieron) desvincular su actividad profesional de la sentimental. Sobre todo en un país en el que, a excepción de Rosell ayer (y veremos si ha manchado antes de irse la imagen del Barça) nadie conoce la palabra dimitir, donde se instala el “mientras no me pillen aquí no pasa nada”. Qué ejemplo damos a futuras generaciones en este país suficientemente salpicado de escándalos en todas sus altas esferas si, bajo el escudo del fútbol, justificamos que todo vale. Después les invitaremos a un fair play en el campo que no existe fuera de él.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Valencia-Sevilla FC: Otro ridículo que invita a tomar decisiones (4-0) https://t.co/A451MPoJJf vía @orgullo_nervion - 13 horas ago