Monchi sale del estadio tras negociar su marcha
Monchi sale del estadio tras negociar su marcha

Monchi, lo emocional y lo racional

Aunar corazón y cabeza es casi tan difícil como que se mezclen aceite y agua
Por  12:58 h.

En el fútbol, como en la vida, cuando se mezclan los sentimientos con el trabajo todo se complica. Si ya es muy difícil contentar al corazón y a la cabeza al mismo tiempo, imagínense al corazón y la cabeza de miles de aficionados cuyo pecho late con el mismo escudo cubriéndolo. Yo entiendo a todos. Entiendo al que pueda sentirse traicionado por la decisión de Monchi de querer irse del club al que ama. Entiendo igualmente al que cree que deben abrirle las puertas de par en par, ponerle una alfombra y despedirlo con honores. Pero, ocurra lo que ocurra, aunar corazón y cabeza es casi tan difícil como que se mezclen aceite y agua. Es la diferencia entre lo emocional y lo racional.

En lo racional está el deseo de Monchi de dar un paso al lado, afrontar un descanso, otros proyectos o lo que le venga en gana. En lo racional, también, está la postura del club de exigir que cumpla con lo firmado en su última renovación o, en caso de no querer hacerlo, poner el dinero de su cláusula encima de la mesa.

Mientras, en lo emocional está todo lo vivido en tantas y tantas noches de gloria y títulos alzados y guardados en las vitrinas de Nervión. Los grandes jugadores que han vestido y visten la camiseta blanca y roja y del Sevilla FC. Las lágrimas de alegría por tantas finales, jueves de Feria, por alcanzar la elite del fútbol mundial, por provocar que el vello se ponga de punta cada vez que la retina o el tímpano reproduce un instante de Eindhoven, Turín, Glasgow o Basilea. También, por otra parte, en lo emocional está enfadarse, sentirse traicionado por uno de los tuyos o sentir que te deja cuando vas a iniciar otra etapa para la ilusión.

Y en esas andamos con el asunto de Monchi. En esas anda él también. Entre lo emocional y lo racional. La pregunta es ¿qué antepondría usted en cada caso, siendo Monchi, el club, o un aficionado de a pie? Seguramente tiraría de corazón o de cabeza según vista la piel de uno o de otros. Pues en esas estamos y por eso yo no me atrevo a juzgar a nadie. Porque a veces me late más la emoción, y otras la razón. El sino del ser humano.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Se acabó, buena pitada de la afición sevillista a los suyos. Normal, no le gusta nada lo que está viendo de su equi… https://t.co/mtUhAloJoX - 18 horas ago