Tiempo de decisiones importantes

Por  13:47 h.

Voy a comenzar lanzando una pregunta para que todos aquéllos lectores que lo deseen quieran contestar ¿de verdad seguimos pensando que Manolo Jiménez es el único y exclusivo responsable de este periodo de crisis abierta en el Sevilla? Sí, crisis. Porque no fue otro, sino el presidente de la entidad, José María del Nido, el que dijo que cada vez que hubiera una derrota en el terreno de juego, habría crisis en el club. Y también fue el protagonista de aquéllas declaraciones en las que se aseguraba antes del comienzo del presente curso futbolístico 09/10 que ésta era la mejor plantilla de la historia del conjunto de Nervión, algo que está quedando demostrado, que no es así ni muchísimo menos.

Presenciando el entrenamiento del equipo durante el mediodía de este domingo, un aficionado se acercaba al lugar donde estaba haciendo el habitual trabajo en la ciudad deportiva, y hemos comenzado a hablar sobre la situación del equipo. Este seguidor se confesaba defensor de Jiménez hasta hace poco, precisamente cuando los resultados han dejado de acompañar, siendo el juego ramplón y dependiente del rival, propio de un equipo empobrecido, lo que está predominando. Pero ya no sólo comentaba que el de Arahal no podía seguir al frente de la nave sevillista, sino que miraba a los jugadores, los cuales muchos, como vengo manteniendo desde hace algún tiempo, no están ya capacitados para competir al nivel que se les exige en el Sevilla. E incluso miraba más alto, a los responsables de la confección de la plantilla y de haber mantenido al entrenador, el propio Del Nido y el director deportivo Monchi. Porque –me decía- se está jugando con el sentimiento de todo el sevillismo y también, y porqué no decirlo, con el dinero de unos aficionados que han pagado religiosamente su abono para ver cosas que se le habían prometido al comienzo de esta ilusionante campaña, de la que de momento sólo se rasca la Final de la Copa del Rey, ya que, y vamos a ser sinceros de una vez, el Sevilla esta temporada está donde está, más que por méritos propios, por deméritos de los demás.

Yo no voy a ser yo el que diga que hay que mirar al palco, pero ya hay gente que piensa hacerlo el martes en el choque ante el Xerez. Ojalá el partido comience con el equipo ganando –dejando a un lado el juego- y dominando a su rival y sea el encuentro ante ‘los hermanos’ xerecistas el punto de inflexión para la mejoría, porque como esto no ocurra, la división existente en una grada harta de estar harta puede verse elevada a la enésima potencia e incluso, aunque no lo creo, veremos a ver si nos plantamos en una larga noche de decisiones importantes en la entidad, pero que no sean de cara a la galería, sino que sean hechos reales y concretos, porque al menos y ya que el equipo se ha plantado en la finalísima del torneo del K.O., que el título venga para nuestra ciudad.