¿El Sevilla juega con defensa?

Por  18:41 h.

Sevilla FC: Alexis y Martín Cáceres, juntos tras un entrenamiento sevillistaEsa es la pregunta que se hacen muchos sevillistas (por no decir todos o la mayoría) en este último mes de competición. Nueve goles ha encajado el Sevilla en los últimos cuatro partidos ligueros en esta racha negativa de juego y resultados que viene teniendo el conjunto de Gregorio Manzano desde hace un mes, trece si sumamos los encajados ante el Paris Saint Germain en la Liga Europa.

Al principio se hablaba de que lo que no funcionaba era el centro del campo, cierto es. Y sigue sin funcionar por más variantes que está buscando el técnico sevillista. Mueve todo lo que tiene sano en la plantilla, pero no hay forma de que funcione nada bien. Los que vienen jugando ni ayudan a los zagueros en la recuperación de balón ni crean juego, dejando esta parcela para alguna arrancada por banda o rezar para que Kanouté enganche un balón y convierta una mínima ocasión en gol -anecdótico fallo de penalti aparte, porque el malí es el mejor futbolista en estos momentos de la plantilla-.

Pero el problema se agudiza cuando la defensa tampoco está a la altura. Manzano ha repetido en los dos últimos encuentros una línea de zagueros formada por Dabo, Alexis, Martín Cáceres y Fernando Navarro y la cosa atrás tampoco funciona. Aquí tampoco hay mucho más donde elegir porque Konko y Escudé están bastante bajos de forma y Drago sigue recuperándose de su lesión, amén de que el entrenador confía demasiado en Navarro y no le da ni siquiera una oportunidad al chaval Luna. Además, se cedió a Cala al Cartagena, que jugó mucho y bien en el último tramo de la pasada campaña.

Muchos se aburrían con Jiménez. Se le criticaba que el equipo salía primero a tratar de no encajar ni un solo gol, el famoso ‘portería a cero’, y a partir de ahí crear ocasiones y marcar algún gol que dejara los puntos en el zurrón sevillista. Muchos de esos sevillistas se acuerdan ahora del preparador arahalense y algunos de ellos son los que ahora piden responsabilidades al palco por la situación actual. Y es que, en este loco mundo del fútbol, el tiempo siempre acaba poniendo a cada uno en su sitio.