Suerte, Sergio

Por  15:57 h.

Sevilla FC: Sergio Sánchez realiza carrera continua en la ciudad deportivaAlgo menos de un año ha pasado de la noticia que se conocía el primer día de este 2010: Sergio Sánchez tenía que dejar su actividad profesional al haberle detectado en unos estudios médicos que sufría una patología cardíaca.

A partir de ese momento, a todos se nos venía a la mente los fallecimientos de Dani Jarque, íntimo amigo del propio Sergio, y sobre todo, porque nos cogió a todos más de cerca, de Antonio Puerta. Con esos antecedentes, todo hacía presagiar que el zaguero catalán del Sevilla no volvería a jugar más al fútbol, decisión que tomó Rubén de la Red, tras desplomarse en el césped del Real Unión, durante la disputa de un partido de Copa del Rey con el Real Madrid.

Pero Sergio Sánchez luchó y peleó un sueño, que no era otro que volver a sentirse futbolista. Cuando se conocía tan negativa noticia, habían pasado poco más de 6 meses desde que fuera presentado como nuevo jugador sevillista, en un acto entrañable, en la casa de las Hermanitas de los Pobres, junto a la familia del futbolista. Después de varios meses de muchas pruebas y exámenes médicos, al final se tomó la decisión de que el defensor sevillista pasara por el quirófano. La operación, complicada porque era a corazón abierto, se produjo en Hamburgo, precisamente en uno de los momentos más felices para todo el Sevillismo, coincidiendo con la consecución de la Copa del Rey y todo salió a pedir de boca, dejando la puerta abierta al regreso de Sergio a los terrenos de juego.

El jugador fue a la pretemporada en Costa Ballena a seguir un plan especial de trabajo, donde se integró a la perfección con sus compañeros, los cuales le apoyaron y ayudaron mucho en esta nueva situación. La luz al final del túnel parecía verse, aunque todavía quedaban muchas pruebas médicas más, aumento de carga de trabajo en la ciudad deportiva para ver cómo iba respondiendo su organismo…todo ello hasta el día en que se ha conocido que ha recibido el alta médica definitiva y está en condiciones de que puede regresar a jugar al fútbol, lo que empezó a soñar cuando le comunicaron la fatídica noticia.

Es una alegría inmensa que Sergio cumpla ese sueño. El chaval se lo merece por todo lo que ha luchado. Ahora sólo queda esperar que no haya reveses inesperados y pueda defender, en poco espacio de tiempo, de nuevo los colores del Sevilla y note el cariño de una afición le ha demostrado su apoyo más incondicional.