Sin saber dar con la tecla

Por  15:09 h.

Sevilla FC: Cáceres trata de tapar un disparo de David VillaUno pretende entrar en la cabeza de los últimos entrenadores del Sevilla que han ido al Camp Nou para enfrentarse al súper Barcelona de Pep Guardiola, tanto en la previa de los encuentros a la hora de plantearlos, como después, una vez han acabado y viendo que, salvo el 1-2 copero de la pasada campaña, el resultado final ha sido en contra y muy abultado.

Tanto Jiménez en las dos últimas visitas ligueras sevillistas a la Ciudad Condal, como Antonio Álvarez en la Supercopa de España del pasado mes de agosto, planteaban los partidos inventándose un nuevo sistema de juego que nada tenía que ver con lo que venían practicando en los partidos inmediatamente anteriores; se le daba la oportunidad de jugar a muchos de los jugadores poco habituales hasta entonces, salvo cambios obligados por lesiones y/o sanciones. En dichos partidos se veía un Sevilla pobre, sin sitio en el terreno de juego y desbordado absolutamente por el equipo culé. Resultados finales, tres 4 a 0.

Ayer Gregorio Manzano intentó salir valiente y sin ningún tipo de complejo y así lo demostró con la alineación inicial: Kanouté y Luis Fabiano arriba, dos bandas atacantes con Perotti y Diego Capel y un centro del campo formado por Renato y Romaric, lo que hacía que todos se tuvieran que multiplicar para ponérselo difícil a esos cinco jugadores que tiene el Barcelona por delante de Busquets, que lo pone todo siempre tan cuesta arriba.

El Barça prácticamente no se despeinó en todo el partido y una salida en tromba en los primeros minutos dilapidó las intenciones sevillistas. Sin ningún tipo de presencia en el centro del campo, demostrando la blandura habitual en las últimas visitas a terreno barcelonista y nuevamente sin ningún tipo de opciones. Resultado final: 5-0

Por eso no se sabe cómo acertar en el Camp Nou, si salir con un sistema ‘amarrategui’ u otro quizás más alegre poniendo todo lo que se tiene sobre el terreno de juego, pero lo que está claro es que la imagen que ha dado el equipo en estos últimos partidos a los que hacemos referencia, que ha sido bastante mala, dejando la impresión de ser un juguete roto en manos de un equipo súper campeón.