Emery, durante un entrenamiento
El vasco huye de la confianza

La lógica, la mejor aliada de Emery

Sin experimentos, el equipo funciona
Por  18:27 h.

El Sevilla de Emery cada vez tiene mejor pinta. Empezó horrible, de hecho llegó a estar colista, pero con el paso de las jornadas ha comenzado una escalada ilusionante. Tal es así que son ya ocho las jornadas en las que no ha perdido, lo cual ha provocado que ya esté a las puertas de los puestos europeos. El cambio ha sido paulatino, aunque tiene un denominador común: la lógica. Unai Emery llegó el año pasado al Sevilla para intentar enderezar el rumbo de un equipo que iba hacia abajo. El objetivo que se le encomendó fue el de entrar en Europa, algo que consiguió por las sanciones a otros equipos. José María del Nido decidió darle continuidad a su proyecto, a pesar de que para esta temporada la plantilla sufrió un cambio radical. Y Emery, poco a poco, le está sacando rendimiento. Pero éste siempre va acompañado de la lógica. Cuando el técnico vasco hace experimentos, éstos suelen salirle mal. Y, aunque desde que vio peligrar su puesto cada vez más la coherencia, todavía hay días en los que le entran ataques de entrenador.

 

El ejemplo más claro es el de Rakitic. Emery lo utilizó de mediocentro, muy retrasado, hasta el día del Español. Ahí sabía que o ganaba, o iba a la calle, así que hizo lo que todo el mundo le pedía a pesar de no estar muy de acuerdo con ello. La lógica se impuso. Y en los siguientes partidos también fue tocando las teclas justas para darle continuidad al ‘invento’. La mejoría es una realidad y el ejemplo más claro es el empate sacado ante el Atlético de Madrid. En un campo en el casi nadie (sólo el Barcelona) es capaz de puntuar, el Sevilla lo hizo. No jugó bien, pero hizo lo que tenía que hacer. Sobre todo en la segunda mitad, cuando Emery retocó lo que en la primera no le había salido bien. Hay que alabarle por ello igual que se le ha criticado cuando se ha equivocado. Pero también hay que hacerle entender de una vez por todas que el fútbol muchas veces es más sencillo de lo que parece. Si al Atlético de Madrid hay que jugarle de una forma determinada debido a sus características, también hay que hacer lo mismo ante el Elche, por más que la lógica absurda del fútbol diga que hay que estar más replegado cuando se juega fuera. El camino quedó marcado ante el Getafe. Si jugando con todos los buenos se roza la perfección, ¿para qué cambiar?

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @DavidDiaz_84: ¿Debate? ¿Para qué? ¿Para ver quién descalifica mejor al otro? ¿Para ver quién airea más mierda? Menos pensar en los voto… - 15 horas ago