Monchi y José Castro, en la despedida del director deportivo del Sevilla (Foto: Jesús Spínola)
Monchi y José Castro, en la despedida del director deportivo del Sevilla (Foto: Jesús Spínola)

Monchi no es el único problema

La salida del director deportivo no es el único problema que tiene Castro, quien no sabe si Sampaoli seguirá, ve al equipo en crisis y no encuentra solución para el tema de los Biris
Por  9:44 h.

La semana ha sido triste para el sevillista. Después de casi un año de rumores, Monchi ya es historia en Nervión. El director deportivo, el verdadero artífice de los éxitos del Sevilla, se va a ir despidiendo poco a poco hasta desaparecer del primer plano de la entidad. Se va, por tanto, el gran pilar de la década prodigiosa, de modo que el club tiene un problema. Una vez resuelta la forma de su salida -se merecía que fuera gratis- ahora toca encontrarle un sustituto. Palabras mayores. Y es que hacer lo que ha hecho Monchi no es tarea ni mucho menos sencilla, no sólo por los nueve trofeos que ha hecho llegar a las vitrinas del Ramón Sánchez-Pizjuán, sino por lo que ha supuesto en lo económico al haber sabido fichar barato y vendido muy caro. El que llegue lo va a tener muy difícil, por tanto, aunque la preocupación de José Castro, el presidente, es mayor porque Monchi no es el único problema que tiene. Ni mucho menos.

A la marcha del director deportivo hay que añadirle el caso de Sampaoli. Como ocurrió en verano, cuando apenas había aterrizado en San Pablo, los rumores sobre su llegada a la selección argentina son cada vez mayores, aparte de que el protagonista no habla con demasiada claridad de lo que va a suceder. En otras palabras, que no dice que vaya a ser el entrenador del Sevilla la próxima campaña al cien por cien, y eso que tiene contrato. Pero hay más. Por si esto no fuera suficiente, el equipo se ha caído. Estaba en un bache, pero ayer entró en crisis. No ganar en cuatro jornadas consecutivas no tiene otra calificación. Y menos en un club tan exigente como el sevillista. Caer contra el Atlético podría hasta entrar en los planes, pero empatar con Alavés, Leganés y Sporting de Gijón, estos dos últimos en casa, no lo pensaba ni el sevillista más pesimista. Y si a eso le unimos la eliminación en la Liga de Campeones, apaga y vámonos.

La situación para el presidente ya sería más que complicada sólo con lo anteriormente comentado, pero a eso hay que añadirle el problema de la grada. El Sánchez-Pizjuán sigue pareciendo un «cementerio» cada vez que el equipo juega en casa. Y para la afición, al menos para una parte, sólo hay un culpable: José Castro. Toca ver la versión del presidente cuando vienen mal dadas, ya que, hasta ahora, se había movido entre los éxitos.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Muy de @NoemiGaleraN: "Ha sido catastrófico" #OTGala0 - 3 horas ago