José Castro y Del Nido Carrasco escenificaron un desacuerdo en la Junta de 2014
José Castro y Del Nido Carrasco

Y el Sevilla FC explotó

El ridículo del club, por culpa de su presidente, en el caso de Vitolo (por supuesto, la actitud del jugador también ha sido indigna) ha provocado que las piezas sigan moviéndose
Por  11:21 h.
Era cuestión de tiempo. Sólo hacía falta un cortocircuito para que el Sevilla FC explotara. Y ya lo ha hecho. Desde hace años, a pesar de los títulos, dentro del club hay un clima irrespirable. José María del Nido tuvo que dejar la presidencia por su entrada en prisión y José Castro fue el que tomó las riendas, pero más allá de que los títulos siguieran llegando a las vitrinas del Ramón Sánchez-Pizjuán, lo cierto es que en las entrañas del club había una guerra fría que se intentó tapar pero que ahora ya no tiene marchar atrás. Las diferencias fueron públicas en la famosa junta de accionistas en la que las dos facciones (familia Del Nido vs. Castro y asociados) se dijeron de todo. Hubo, incluso, intercambio de demandas, pero finalmente, gracias en gran parte a la mediación de Roberto Alés, se impuso la cordura y todos firmaron una paz que nadie se creyó.
Y ahora todo ha saltado por los aires. El ridículo del Sevilla, por culpa de su presidente, en el caso de Vitolo (por supuesto, la actitud del jugador también ha sido indigna) ha provocado que las piezas sigan moviéndose. Porque hay que recordar que, aunque es ahora cuando José María del Nido Carrasco se ha ido, la desbandada había comenzado mucho antes. En la entidad se enfadaban cuando se decía esto, pero la realidad es que no se entiende cómo un club que no para de ganar y crecer no es capaz de retener a sus mejores profesionales, ya sean deportivos o de otras áreas. Así, al adiós de Monchi se han unido los de gente de su equipo de trabajo, de la cantera, del área sanitaria, del femenino… Y por supuesto, los de jugadores y pesos pesados del vestuario, algo ya habitual cada verano. Y lo peor de todo no es lo que ha ocurrido, sino lo que va a pasar, sobre todo después de ver que José Castro, en vez de reconocer su error y el ridículo del club, dice que no se arrepiente. Porque nadie duda de que Vitolo se ha comportado mal, pero el canario no ha demostrado ser más que otro caso de mercenario dentro del fútbol, algo, desgraciadamente, habitual en este mundillo. Pero el presidente del Sevilla no puede hacer semejante ridículo porque es el mayor representante de la entidad. Toca apechugar y asumir responsabilidades, las cuales no pasan por entrar en la radio oficial a poner excusas y hablar de mensajes de Whatsapp. Los tanques ya están en la calle, esperemos que los dos bandos recuerden que, por encima de intereses personales, egos y dinero, está el Sevilla.
Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
@carlos_hidalgo2 Y eso que tú no eres muy de ver series... - 13 horas ago