Imagen del Sánchez-Pizjuán antes de empezar el duelo
Imagen del Sánchez-Pizjuán antes de empezar el duelo

Champions

Mucho cuidado en Inglaterra y mucha tranquilidad para aquellos que pensaban que la eliminatoria iba a ser sencilla...
Por  9:29 h.

El Leicester no hizo nada. Se encerró, puso un muro en el Sánchez-Pizjuán, y le dijo al Sevilla que no quería jugar. Porque en el primer acto de una eliminatoria que conlleva la lógica emoción por tratar de pasar a los cuartos de final de la Champions League no apareció. O quizás, sí. Como querría su entrenador, Claudio Ranieri, pregonero de las ideas futbolisticas italianas de antaño. El resultado, de hecho, le puede dar la razón. Un 2-1 como visitante y a falta de jugarse la vuelta en su estadio acabó siendo un regalo para los intereses del conjunto inglés. Cuando parecía que el Sevilla había iniciado el camino para dar el zarpazo necesario, sobre todo, con el segundo gol, un lapsus atrás le dio oxígeno al rival con el gol de Vardy.  El equipo de Sampaoli había conseguido lo más difícil rompiendo una y otra vez las líneas de presión del Leicester, pero le faltó dos asuntos que le imposibilitaron que dejara la eliminatoria sentenciada: más acierto arriba y una concentración mayor en la jugada del gol inglés. Y ahí es, precisamente, donde debe incidir un Sampaoli que conoce como nadie que de la gloria a la decepción sólo hay un paso. Mucho cuidado en Inglaterra y mucha tranquilidad para aquellos que pensaban que la eliminatoria iba a ser sencilla. Esto es la Champions League. Las sensaciones es cierto que fueron muy buenas, pero el resultado, un corto 2-1, dictaminan que mucho tendrá que luchar el conjunto sevillista para codearse con los siete mejores de Europa. Es cierto, también, que el Leicester no está bien en la Premier y que se desvive por la permanencia; es cierto, del mismo modo, que tampoco en Nervión dieron sensación de equipo fuerte y compacto, y es cierto que Ranieri y los suyos llegaron para encerrarse y que hubo momentos en los que se mostraron como un conjunto vulgar, pero el resultado, el único que da o quita razones, sólo dice que en el primer acto  el Sevilla no fue capaz de ventilar al conjunto de Ranieri. Es el precio de la Champions.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@oscarvareta Hola, Óscar. A ver si nos vemos otro día en el campo del Espartinas 👍🏼👍🏼👍🏼 besos para tu niña - 18 horas ago