Nzonzi trata de marcharse de varios contrarios
Nzonzi trata de marcharse de varios contrarios

Exigencias

El Alavés se había quedado sin aliento, sin ideas, y el Sevilla le dejó pensar...
Por  0:11 h.

La segunda parte sobró en Mendizorroza. Sobró, al menos, para un Sevilla que le cogió asco y que negó sus ideas ante el Alavés justo cuando mejor se le había puesto el duelo para tratar de sentenciarlo. Estaba todo de cara. Y sólo faltaba apuntillar a los de Vitoria para recibir los elogios de sus aficionados por la que hubiera sido la sexta victoria consecutiva y el análisis lleno de halagos de los medios nacionales e internacionales por seguir erre que erre presionando a Barcelona y Madrid. Pero lo estropeó, al menos de momento. Y esa fue la pena de una noche, de una segunda parte, que debe servir para conocer lo que no hay que hacer. El Alavés se había quedado sin aliento, sin ideas, y el Sevilla le dejó pensar. Bien es cierto, como adujo el entrenador, Jorge Sampaoli, que Mendizorroza es un campo complicado, que aprieta, pero no menos cierto es que como se había puesto el marcador a partir del minuto 23, todo invitaba a una fiesta mayor. De ahí la decepción. Parece fácil entenderlo. El Sevilla se hizo grande hace ya unos años. Y ahora, cuando pelea con Barça y Madrid, cualquier traspiés, por mucho que no sea una derrota, hay que considerarlo como un obstáculo para seguir creciendo. Esa garra y exigencia fue la que le permitió instalarse entre los mejores. Un empate en Vitoria no es el camino. Exigencia de un campeón.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Ahí está... https://t.co/NiHWFTqQtw - 26 mins ago