Reyes, en el Sevilla-Eibar (AFP)
Reyes, en el Sevilla-Eibar (AFP)

Levante y Eibar

Con una Liga tan igualada por los puestos de Europa se antoja necesario no fallar más en casa ante rivales más débiles
Por  21:56 h.

El Sevilla vio de un plumazo, en sólo un fin de semana y sin haber sido protagonista puesto que su partido, ante el Madrid, ha sido pospuesto para febrero, como bajó de la cuarta a la sexta posición y con los mismos puntos que el Málaga, 30, que es el séptimo. El otro grupo, al margen Madrid, Barcelona y Atlético, está mostrando que está vivo y que cualquiera, ya sea el Valencia, el Villarreal o el mismo Málaga, también se quieren apuntar a la moda de batir récords. De hecho, en ninguna de las últimas temporadas había a estas alturas, tras 16 partidos, tantos equipos con tan buenos registros. Porque lo cierto es que sumar 30 puntos cuando aún faltan tres partidos (cuatro para el Sevilla) para que se acabe la primera vuelta es realmente un dato muy positivo.

Pero también es cierto y no menos importante que con tanta igualdad se antoja clave no perder puntos en tu propio estadio y ante rivales muy inferiores, caso del día del Levante (1-1) y del de Eibar (0-0). Cada partido en un mes, ante el Levante en noviembre, y ante el Eibar en diciembre, se perdieron cuatro puntos que ahora mismo le daría un subidón realmente espectacular al Sevilla en la lucha por la Liga de Campeones. El próximo encuentro que jugará el equipo de Emery es ante el Celta, equipo que no pasa, precisamente, por un buen momento. No vale fallar. Acordarse de los días ante el Levante y el Eibar puede ayudar. 

Redacción

Redacción