Gameiro celebra uno de sus goles al Celta
Gameiro celebra uno de sus goles al Celta

Un niño de diez años

Y no mira, como sus padres antaño, al equipo ganador en la televisión...
Por  0:52 h.

Un niño de diez años que sienta en sevillista debe creer que todo es sencillo. O que es un ganador. O las dos cosas a la vez. Mientras juega, mientras va al colegio, mientras come o mientras sueña; mientras escucha, mientras grita o mientras llora… ese niño es distinto a todo en una entidad centenaria. Nació ganador, con ese gen que se parió en Eindhoven y que se ha incrustado para mucho tiempo en cada uno de esos corazones menudos. Cuando apenas era un bebé, sus padres, con tanta deuda deportiva, le susurraron al oído que mayo y 2006 era irrepetible, especial…, el momento para recrearse y hacerse fotos que ocuparán los lugares de cualquier hogar. Buscaron el recuerdo para siempre y lamentaron que su bebé no fuera un poquito mayor para que tuviera conciencia del éxito. Le pusieron la ropita roja y blanca y le cantaron una y otra vez el himno del Centenario como el que conoce que los malos momentos no tardarían en llegar y que todo volvería a ser como antes. Pero esos niños, los de diez años, le dieron una patada al destino fatal y se apuntaron a la victoria. Llegó Mónaco, Glasgow, Madrid, Barcelona, Turín, Varsovia y tantos y tantos lugares y señas de identidad que hoy se siente un ganador. Ocho títulos y doce finales, trece si finalmente elimina al Celta la próxima semana, lo representan. Es su orgullo. Ese niño ya no mira, como sus padres antaño, la televisión buscando y elogiando a los equipos ganadores. Hoy, ese equipo, es el suyo: el Sevilla Fútbol Club

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Siempre, un espectáculo @arrebatoficial en su casa, Sevilla . https://t.co/YlQX6ArhRM - 2 horas ago