El último esfuerzo

Por  2:02 h.

La gloria para el Sevilla aguarda a falta de un último esfuerzo, del golpe de riñón definitivo, valga el argot ciclista. Dos partidos de Liga para optar al máximo título nacional y la final de la Copa del Rey cuando acabe junio en Madrid. Con esa terna de encuentros, todos ante rivales inferiores, concluirá la temporada más lustrosa que se recuerda, quizás la mejor, y también la más larga y extenuante.Se inició pronto para preparar el asalto al Barça en Mónaco y acabará más tarde que ara los demás y con más partidos que nadie. Pero el tirón se ha aguantado cuando muchos pronosticaban un desfondamiento, y eso, junto con la segunda UEFA consecutiva y ya en el zurrón, otorga a los de Nervión cierta ventaja moral que puede equilibrar los dos puntos de desventaja sobre Madrid y Barcelona al frente de la Liga. Nada tiene que perder el conjunto de Juande Ramos, no hay presión porque la campaña ya es un éxito ni existe la obligación de llevarse la Liga, como sí ocurre a los dos oponentes, con una terrible demanda por llevarse algo a la boca. Y encima, la primera de las dos jornadas que faltan para que se eche el telón parece hasta propicia para dar el zarpazo: juega el Sevilla en Palma ante un Mallorca que nada se juega y que no es precisamente uno de los pesos pesados de la competición, mientras que el líder madridista, por un lado, se tiene que medir en La Romareda al Zaragoza, uno de los gallos del corral, en zona UEFA y con un plantel poderoso, y el Barça visita Montjuic, con lo que un derbi conlleva y ante un Español que quiere vengarse de los gritos de “a Segunda” del año pasado en el Camp Nou. Los pericos tendrán un plus de motivación por quitarle la Liga a su gran enemigo y dársela al histórico aliado, un Madrid que, no obstante, tiene en la capital aragonesa su envite más complicado de la recta final del ejercicio. El choque de los sevillistas en terreno balear se antoja menos complicado –primas tendrán todos–, con lo que la penúltima jornada bien podría ser la del asalto al liderato aprovechando el marcaje y la fijación de atenciones entre los dos grandes. Se trata de venir desde atrás y… Un último esfuerzo. Y en la jornada final, simplemente habría que ganar en casa al Villarreal para poder cantar el alirón. Ni los más viejos recuerdan ocasión tan propicia con los favoritos tan a tiro. Sólo queda agotar el depósito pisando el acelerador.

Redacción

Redacción