2007SEV

Por  10:52 h.

Ser líder al principio de la Liga es lindo, pero poco más. Se queda en anécdota. Serlo a la jornada 15 ya empieza a ser emocionante, es motivo de orgullo e indica claramente que el equipo es competitivo.
Mas encabezar la tabla clasificatoria y mirar lo que queda por abajo desde esa atalaya privilegiada cuando han quedado atrás 25 jornadas del Campeonato, ay amigo, eso es otra cosa, porque estar arriba del todo cuando se han consumido tres cuartas partes del torneo sólo está al alcance de un aspirante en toda regla al título más preciado, y por estos lares, para qué vamos a engañarnos, no estamos acostumbrados a sensaciones tan fuertes.
El Sevilla volvió a la competición tras el descanso navideño con una mínima resaca de mazapán, pero lo que algunos calificaron de crisis se quedó rápidamente en un pequeño bache que pasado el tiempo no tiene más importancia porque no hay un equipo que a lo largo de un Campeonato tan largo pueda mantener el mismo nivel desde el principio hasta el final. Estuvo el conjunto de Juande por debajo de sus posibilidades en unos partidos y llegó a perder en casa con un adversario muy inferior como es el Mallorca, pero nada de eso puede oscurecer la magnífica trayectoria que desde agosto ha marcado el Sevilla en la presente competición y que a estas alturas tiene abiertas todas las posibilidades de ilusión a una afición que sigue disfrutando como nunca. Ser líder en la jornada 25 es otra película y se llama “Aquí estoy yo”. Ser líder en solitario y con todo el merecimiento después de derrotar por las bravas al vigente campeón y máximo aspirante al título es un sueño hecho realidad.
El Barcelona y el Real Madrid tienen que mirar hacia arriba. Y el Valencia. Todos ellos pueden distinguir en lontananza la matrícula del cuadro nervionense: 2007SEV, como indicaba la portada de la sección de Deportes de ABC el domingo. El Atlético de Madrid necesita prismáticos para seguirle el rastro al equipo sevillista y los demás, o se hacen con un potente telescopio o tienen que comprarse el periódico el lunes para saber por dónde anda el líder, que lleva un promedio de dos puntos por partido y va disparado hacia un mes de junio antológico. Ojito.

Redacción

Redacción