A prueba con muchas bajas

Por  13:25 h.

Esta semana es de las que ponen a prueba a los equipos con aspiraciones. Va el Sevilla a terreno inhóspito, Pamplona, con bajas tan importantes como las de Palop, Daniel, Adriano y Renato, aunque en el caso de éste no sea tan reseñable la ausencia porque ha faltado el centrocampista en otras muchas ocasiones y su papel en el equipo, siendo realistas, no tiene tanto peso, pues el bloque se ha acostumbrado a jugar, y bien, sin él.

Pero va mermado el equipo al Reyno de Navarra, esto es así, y habrá que ver qué es capaz de hacer la gente de Juande en estas circunstancias. Cuando se dice que la temporada es larga y hay que superar muchas adversidades para ganar títulos hay que pensar en contratiempos como los que tiene que sortear en esta ocasión el Sevilla, derivados de la gran cantidad de partidos que, por fortuna, han de jugar sus futbolistas. Es la de este choque con Osasuna una de esas pruebas de fuego para la fortaleza de un conjunto compacto y con miras tan altas como la del Sevilla, pues habrá que ver si los que salgan al terreno de juego son capaces de olvidarse de los que no estarán o, por contra, acusarán la falta de acompañamiento de las virtudes de algunas de sus piezas claves.

No es fácil en ninguna circunstancia jugar en el campo pamplonica, sobre todo para un Sevilla que en los últimos años se ha estrellado una y otra vez contra el muro navarro, pero sin Palop y Alves, y sin Adriano, cómo no, puntuar y más ganar cobraría un mérito extraordinario y significaría una inyección más de moral para todos los que componen el plantel, ya con una autoestima capaz de derribar cualquier obstáculo que se le ponga por delante. Será el momento de demostrar que, efectivamente, hay equipo suficiente para ir a por todas y que, como decía Juande Ramos el otro día, la preocupación del entrenador en esta caso no es que un futbolista clave (se refería a Kanouté) no esté bien, sino que el resto del bloque mantenga su nivel y siga caminando por el mismo sendero para llegar a la misma meta.

En Pamplona seguro que han encajado con alegría que no vayan a jugar los que se quedan en casa, pero es el Sevilla el que va a pisar el césped del Reyno de Navarra. Si quieren relajarse que lo hagan, pero estoy seguro de que lo van a tener igual de difícil.

Redacción

Redacción