Barça, Barça y Barça

Por  1:05 h.

Todo ha quedado atrás y no merece la pena volver la vista para recordar los desagradables sucesos del miércoles. Hay que mirar al frente porque tiene por delante el Sevilla un horizonte precioso y todo puede ser a estas alturas de la temporada.Negarlo sería de necios, así que lo que hay que hacer es pelear y seguir soñando. Barça, Barça y Barça. ¿Por qué no la Liga? Y en cualquier caso, ¿por qué no ponerla dura hasta el final? Una victoria sobre el cuadro blaugrana significaría mucho, muchísimo, y es lo único que debe importar en este momento: jugar al nivel que puede este Sevilla y demostrarle al vigente campeón que si le está resultando una china en el zapato no es por casualidad, sino porque hay fútbol en la plantilla de Juande para estar en las alturas de la tabla.
Con Ronaldinho motivado y con Eto’o y Mecí de vuelta el Barça es otra cosa, no cabe duda, pero no por eso hay que bajar la guardia, porque el Sevilla cuenta con otros futbolistas que en pleno rendimiento también son desequilibrantes, y es fácil nombrar a Kanouté pero también hay que citar a Navas, a Kerzhakov y a Dani Alves. Claro que sí. Al fin y al cabo, ¿quién es el pichichi? Fe es lo que hay que tener. El Betis es historia, o debe serlo, y de la Copa ya se sabrá. Es lo que tiene jugar en tres competiciones, que siempre hay un motivo para dejar atrás lo bueno y lo malo porque, como decía el slogan de Del Nido el año pasado, lo mejor estar por venir. Ya se verá, pero desde luego, mientras sea posible, en eso hay que concentrarse.