El contrato más intrincado de la historia

Por  15:37 h.

Ya sólo por curiosidad me gustaría leer el contrato que vincula a Luis Fabiano con el Sevilla, porque debe de ser el más intrincado de la historia. Según se ve, es un verdadero laberinto de cláusulas que conforme van saliendo a la luz le van dando una nueva vuelta de tuerca a la película de la renovación del pichichi hasta hacer que todos nos perdamos en los vericuetos de la misma.

Una información de los compañeros de Marca asegura que Luis Fabiano renueva automáticamente por el Sevilla si juega cincuenta partidos oficiales entre las temporadas 2006-07 y 2007-08, que son la segunda y la tercera de las cuatro que inicialmente firmó, pues recordemos que aún le queda otra más que cumplir, la 2008-09. Y lo cierto es que parece realmente extraño porque la fórmula habitual es establecer estas cláusulas de renovación en virtud de lo que el futbolista haga en su último año o, en su defecto, en los dos últimos, pero no en los centrales de un vínculo como el que referimos. El caso es que el agente del jugador afirma que es cierto que el brasileño alargará su estancia en Sevilla, automáticamente, si juega esos cincuenta partidos… pero entre la temporada que está terminando y la venidera, de modo que habrá que esperar un pronunciamiento del Sevilla para conocer la verdad, si es que al club le interesa que ésta se sepa, claro.

Pero hay un punto oscuro más en todo este asunto que resulta más inquietante. La parte del jugador se ha encargado de publicitar un acuerdo a tres partes (en el que entra el fondo de inversión GSI, que tiene el 65 por ciento del pase del goleador) por el cual aunque la cláusula de rescisión sea de 60 millones de euros, si llega una oferta de once es el propio Luis Fabiano quien tiene la potestad de aceptarla o rechazarla. Y aunque sea un dato ya muy comentado, no deja de causar extrañeza.

Si esto último es cierto da igual que Luis Fabiano tenga contrato con el Sevilla hasta 2009 (como hasta ahora) o hasta 2010 (como tendría si efectivamente renovara jugando cincuenta partidos oficiales entre las campañas 2006-07 y 2007-08). Como si lo tuviera hasta 2020. La situación no variaría y si de verdad el Real Madrid, que dicen que lo quiere, estuviera dispuesto a soltar esos once millones este verano, la decisión seguiría correspondiendo a Luis Fabiano, de modo que lo más fácil sería que el Sevilla le pagara a GSI el 65 por ciento de ese dinero (algo más de siete millones de euros) y firmara un nuevo contrato con el brasileño hasta que ambas partes quisieran, considerando por supuesto que el interesado ya ha dicho dos veces que se quiere quedar en Nervión. ¿Qué pasa? Pues posiblemente que habrá más secretos en ese contrato… o que alguien está mintiendo. ¿No?

Redacción

Redacción