El más difícil todavía

Por  12:21 h.

Si algún equipo puede levantar un 1-0 en una semifinal europea, éste es el Sevilla. Tal y como está rodando el equipo no hay que dudar ni un segundo en sus posibilidades, por muy difícil que sea el reto de ganarle por dos goles de diferencia al Osasuna, que Juande Ramos tenía toda la razón cuando subrayó la tremenda complicación de esta nueva faena. Es el más difícil todavía,

Esta recta final de la temporada es apasionante para todos los aficionados sevillistas, que han visto llegar a sus jugadores a las puertas de la gloria. Lo que pasa es que, como si de un vídeo-juego se tratara, a medida que se van superando etapas, las siguientes se hacen más duras para que el mérito del éxito final sea aún más grande, y el toro que le han puesto ahora por delante a los de Nervión es para tragar saliva y encasquetarse con dos narices la megamontera de Padilla, porque este Osasuna que sólo piensa en la UEFA y que llega con su ventajita al Sánchez-Pizjuán va a dejarse la sangre sobre el terreno de juego para defender su renta, es un buen equipo y, además, se le da muy mal al Sevilla, para qué engañarnos. Hay que pensar que también el Deportivo era una “bestia negra” para los blancos y les dieron éstos para el pelo en Riazor en la semifinal copera. Este Sevilla actual no se conforma con nada y menos con someterse a la dictadura de las estadísticas, así que apostaría a que el de esta noche va a ser un gran espectáculo por la reacción sevillista y por el apoyo de la gente. El 1-0 que trae el rival desde Navarra podría parecer una montaña en otro tiempo o en otras circunstancias, pero hoy no.

Ya ayer el Milan le hizo un formidable 3-0 al Manchester de Sir Alex. ¿Por qué? Pues porque se puede. Esto es fútbol y hay que jugar. Que lo sepa Osasuna.

Redacción

Redacción