Juande vs. The Times

Por  22:11 h.

Servidor ha leído la entrevista a Juande Ramos que publicó el lunes The Times, en inglés y de cabo a rabo, y es chocante. Conociendo un poquito al de Pedro Muñoz, a uno le tienen que chirriar por fuerza esas palabras, porque ni en público ni en privado se expresa el técnico sevillista de esa forma tan rotunda y me atrevería a escribir que tan agresiva.

¿Es entonces una entrevista falsa? Rotundamente no, es imposible porque apareció en uno de los mejores periódicos del mundo y no en un panfleto. The Times tiene una trayectoria intachable y su credibilidad es máxima, por lo que es sin duda alguna uno de los medios de comunicación de referencia en Europa y también en el resto del planeta, y éstas son palabras mayores. Me atrevo a pensar, por lo tanto, que la traducción que hizo el redactor de las declaraciones de Juande fue interesada, y esto extraña menos porque siendo The Times un diario de primer orden, efectivamente, no hay que olvidar que se enmarca en un tipo de periodismo, el anglosajón, que difiere mucho del nuestro porque tiende al amarillismo incluso en sus medios más importantes. No se trata de una tergiversación ni de una descontextualización, sino de una traducción no literal que obedece a un criterio, que es ofrecerle al lector la información de una manera que le impacte aunque para eso haya que distorsionar la realidad de los acontecimientos o, como en este caso, de las palabras. Y en este punto habría que detenerse a pensar qué ocurriría en Sevilla si no se guardara la fidelidad a las declaraciones textuales de un personaje de tanta relevancia. ¡Cómo arreciarían las críticas contra un medio que hiciera esto! Sin embargo, lo hacen en Inglaterra.

A Juande le ha gustado siempre el fútbol inglés y no lo ha escondido. Tiene plena fe en su trabajo y nunca lo ha ocultado. Y como cualquier profesional aspira, ahora que puede, a dirigir algún día a un equipo de máximo potencial económico. Por lo tanto, el fondo de sus declaraciones a The Times no puede sorprenderle a nadie. Eso sí, la forma no es la suya y de ahí una polémica que no tiene razón de ser. Para que los que se quejan de la prensa aquí sepan cómo se las gasta la del extranjero, incluso la que es más prestigiosa y considerada.

Redacción

Redacción