La rodilla de Javi

Por  0:22 h.

Ya tuvo una lesión muy grave en su momento y la superó. Fue en la otra rodilla, y él mismo ha relatado en más de una ocasión cómo sufrió y cómo consiguió volver a la competición cuando muchos le habían desahuciado. Ahí demostró ser un gran luchador Javi Navarro y ahora lo está haciendo de nuevo, con la ayuda del cuerpo médico del Sevilla y del doctor Cugat, cuya experiencia en el campo de la medicina deportiva ofrece todas las garantías del mundo.

Es verdad que Javi ya no es aquel chaval que quería ser futbolista a toda costa y que a base de tesón logró alcanzar su objetivo, y jugar en Primera, y ser capitán de un gran equipo y ganar títulos importantísimos. Es cierto que lleva mucho tiempo alejado de los terrenos de juego y que una vez recuperado físicamente le costará más alcanzar el ritmo de la competición, pero de su tesón no se puede dudar y él es el primero que quiere volver, aunque sea para retirarse cuando él decida y de la forma que le dé la gana, así que a estas alturas de la temporada parece aconsejable ofrecerle el cariño que ha merecido y dejarle en paz para que su rehabilitación, tarde lo que tarde, no se convierta en una cuestión prioritaria que pueda generarle más ansiedad de la debida.

El Sevilla está acusando su ausencia. Lo dijo Juande Ramos en las primeras semanas de la temporada y lo ha recordado Manolo Jiménez posteriormente. No podía ser de otra forma. Javi Navarro ha encarnado durante mucho tiempo el espíritu del equipo y de todo el sevillismo, ha sido la referencia moral de sus compañeros y su peso en el conjunto ha sido enorme tanto dentro como fuera del campo, de modo que lo raro sería que este Sevilla actual no le echara de menos y convendría por lo tanto que al mismo tiempo que se mantienen los ambiciosos objetivos para esta campaña todo el mundo le reconociera al plantel de una vez lo meritorio de su temporada, pues no hay que confundir el conformismo con el respeto.

Redacción

Redacción