Por un gol

Por  12:57 h.

Faltó un gol, sólo uno. Porque acertó José María del Nido y pincharon Real Madrid y Barcelona, poniéndole en bandeja al Sevilla la posibilidad de ser campeón de Liga, pero en esta ocasión no supo el conjunto sevillista aprovechar esta coyuntura favorable para agarrar con las dos manos esta oportunidad histórica que se escapó por un gol. Cero a cero en Mallorca. Un resultado que en otras circunstancias sería positivo fue esta vez insuficiente y quedará para la historia.

No es cuestión de hacer las cuentas aquí y ahora, pero con un gol que hubiera marcado el Sevilla en Palma se habría metido el equipo de Juande en la pelea definitiva por el título y dicen los que han hecho todas las ecuaciones que se habría dado tal coyuntura que incluso el Barcelona podría haberse dejado perder en Tarragona, con el Nástic, para que no ganara el título el Real Madrid, ya que ganando los madridistas y los sevillistas en la última jornada, el Barça habría quedado tercero en la Liga incluso goleando al cuadro tarraconense. Fíjense qué cerca estuvo y lo lejos que ahora parece a pesar de que son dos puntitos los que separan al Sevilla de sus dos rivales.

Todavía cabe una posibilidad y a buen seguro que Juande Ramos trabajará durante la semana para que no cunda el desánimo, que desde luego no procede se mire por donde se mire, y sus chicos salgan a jugar ante el Villarreal para tratar de poner toda la carne en el asador y esperar un nuevo fallo de los dos grandes. Habrá que esperar al domingo, pero a falta de esa jornada de las coronaciones, con 37 partidos del Campeonato ya a las espaldas, un par de títulos en el zurrón y una última final a un par de fines de semana, dijo el técnico blanco que de ninguna manera se le puede pedir más a su plantilla y que lo hecho muy bien hecho está. Y como tiene toda la razón, pues hay que dársela. La Liga son palabras mayores y ganarla hubiera sido un nuevo hito en la centenaria historia del sevillismo, pero cuando se compite a tan alto nivel sí que se puede decir sin que suene a milonga que no se puede ganar siempre. Ojalá todos los años fueran así. Porque en alguna ocasión, seguro, se marcaría ese gol que en esta ocasión, desafortunadamente, no llegó.

{moscomment}

Redacción

Redacción