Si lo dice Johan…

Por  3:25 h.

Por si no estuviera suficientemente servido de títulos y reconocimientos, el Sevilla de la hora ha sido comparado con los dos colosales equipos que más peso tienen en este momento en Europa, los ingleses Chelsea y Manchester.

–Pues mire, ahí Del Nido se ha pasado, las cosas como son.

Para nada. El presidente del “sí o sí” no ha tenido absolutamente nada que ver en esto, por mucho que la ocurrencia tenga toda la pinta de provenir de su caletre. El que lo ha dicho, incluso escrito, y además en una columna semanal que es una auténtica guía para saber por dónde respira el fútbol en Barcelona, ha sido Johan Cruyff. Sí, el que fue, entre la época de Pelé y la de Maradona, el mejor jugador del mundo. Y a diferencia de los otros astros, uno de los técnicos más respetados por todos los estamentos de este deporte tanto en su etapa en activo como en ésta de ahora, en la que no hay quien lo saque de su confortable atalaya de influencia y opinión situada bastante más allá del bien y del mal.

Pues bien, desde ese privilegiado lugar de observación ha puesto negro sobre blanco que la línea del Sevilla esta campaña es equiparable a las de los poderosos equipos de Mourinho y Ferguson. Se basa en el número de competiciones en las que unos y otros se hallan todavía inmersos en este final de temporada. Y asegura que nada de lo que suceda en el desenlace de los tres títulos por los que están peleando los de Juande cambiará su opinión sobre el verdugo de su querido Barça en la Supercopa. Mantiene que la campaña del Sevilla ya es perfecta y que la perfección, tal como él la entiende, no obliga a ganar una Copa. Ni los magníficos profesionales que en el club de Nervión llevan la comunicación y el marketing lo hubieran dicho mejor. Pero esta vez el genio no tiene razón, al menos no del todo.

Es verdad que si no gana ninguno de los dos títulos que tiene a tan sólo dos pasos pero se mete en la Liga de Campeones, la temporada del Sevilla habrá sido objetivamente un éxito. Pero en el fútbol, no se sabe por cuánto tiempo, domina todavía lo subjetivo a la hora de valorar cuándo se triunfa o cuándo se fracasa. Es una cuestión de sensaciones y es inútil tratar de aplicarle criterios cuantificadores. En el fútbol, si lo sabrá Johan Cruyff, se está para competir y para ganar. Puede que no sea justo que los finalistas no escriban historia alguna, pero si así fuera, tal vez estaríamos hablando de un deporte como cualquier otro y no de un fenómeno de masas con una capacidad de arrastre tan descomunal.

Redacción

Redacción