Un ojo en Zigic y otro en Londres

Por  19:59 h.

NI Palop, ni Javi Navarro, ni David, ni Poulsen. El Sevilla tiene que jugar la primera de las diez «finales» que le quedan de aquí al término de la Liga con cuatro de sus futbolistas más importantes en la grada. De nuevo, como en Pamplona, Juande Ramos se ve obligado a la dosificación de esfuerzos y prepara la visita del Racing con el potencial de su equipo considerablemente mermado. Con un ojo en el dúo Zigic-Munitis y otro en Londres.


La Liga tiene algo más que entreabierta para el Sevilla la puerta de la «Champions» y no cerrada la del título más sonado de los tres a los que aspira, pero la lucha del próximo jueves por un puesto en las semifinales de la UEFA, la Copa que le cambió la vida al sevillismo, se considera también vital en el club, que habrá de afrontar muy pronto además un doble duelo con el Deportivo para jugarse una plaza en la final de la Copa del Rey. Demasiados frentes como para llevar al límite la condición de «indiscutibles» que bien ganada tienen algunos jugadores de la plantilla. Con tanto por jugar, la frescura física y mental de los catorce que puedan a intervenir en cada partido se antoja un factor determinante a la hora de elegir alineaciones y banquillos. No queda otra.
Nunca se sabrá qué hubiera hecho el Sevilla en el campo del Osasuna de haber contado para ese choque con todas sus figuras. Pero sí pudo constatarse aquel día que el equipo no fue a por el partido con la convicción de casi siempre, con ese sello ganador y mandón que lleva puesto desde que juega bajo el manual futbolístico de Juande Ramos. Lo de esta vez debe ser distinto, porque el partido es en casa y la apuesta ganadora —independientemente de cómo se desarrolle luego el encuentro— tiene que ser inequívoca. Ojo al Racing, que está a un solo punto de la zona UEFA, que ganó hace unas semanas en Mestalla con asombrosa solvencia y que tiene una pareja de ataque capaz de destrozar a cualquier adversario. Por si fuera poca amenaza la presencia del 2.02 de Zigic y de su socio Munitis, no estará Javi Navarro para pelearle los balones por alto al gigante serbio. Un reto más para un equipo que ha cogido la costumbre de superarlos a pares. Y que viajará a Londres con mucha más confianza si primero logra una nueva victoria liguera en Nervión.

Redacción

Redacción