Daniel y el cuento de la buena pipa

Por  11:21 h.

Lo ha dicho Daniel Alves en las vísperas de jugar la final de la Copa del Rey. Que no sabe si será ese encuentro el último que dispute con la camiseta del club que lo ha dado a conocer en el fútbol europeo. No quiere cogerse los dedos el infatigable futbolista brasileño y por ello apela al ambiguo “no digo ni que sí ni que no”, que recuerda al ya casi olvidado “cuento de la buena pipa”.

Lo que resulta incuestionable tras su soberbia temporada es que no le faltarán ofertas ni a Daniel, ni al club de Nervión, que tiene sus derechos federativos hasta 2011. Por ello hace bien el cotizadísimo internacional brasileño en dejar abierta la puerta a una posible salida, pero lo hace además teniendo mucho cuidado de no molestar con su discurso a una afición que lo idolatra y a la que él corresponde dentro y fuera del campo sin divismo alguno. Largo verano informativo pues el que espera en torno a este lateral por el que pueden pagar cantidades sólo destinadas a la compra de delanteros de contrastada solvencia anotadora. “Quiero seguir creciendo como futbolista y si para hacerlo tengo que salir del Sevilla, bienvenido sea; pero si lo sigo haciendo aquí, pues bien, también”. No descarten ni una cosa ni otra, porque lo que nadie debe poner en duda es que si sale sólo lo hará por otra cifra “fuera de mercado” y que multiplique por diez o más la inversión realizada cuando un tímido e inexperto Alves llegó a Sevilla en enero de 2003.

{moscomment}

Redacción

Redacción