Disfrutar y hasta que dure

Por  19:36 h.

Disfrutar, eso es lo que le queda al sevillismo en los dos meses que le restan a su equipo de competición. Tras la exhibición del jueves en Riazor, el equipo de Juande Ramos se ha garantizado disputar la final de la Copa del Rey ante ese F. C. Barcelona al que ya le dio un repaso histórico en Mónaco en el primer encuentro oficial de los de Nervión en este curso 2006-2007, en el que tanto y tanto están gozando los aficionados que sienten igual que el osado y ambicioso José María del Nido.

Llueven de nuevo los halagos para la muy compensada y competitiva tropa que comanda el competente técnico manchego, pese a que ya muchos le hayan retirado de manera precipitada la etiqueta de candidato a luchar por el título liguero, mientras le siguen dando opciones y renovando el crédito a Real Madrid y Valencia, que hasta la jornada que hoy se inicia han estado por debajo del Sevilla en la tabla. Es cierto que en las últimas comparecencias el hasta la fecha segundo clasificado ha dado muestras de cansancio, que la cara poderosa, sólida y ambiciosa que ha paseado especialmente en la UEFA y también en la Copa del Rey no ha lucido en la Liga en el último mes y que ello se ha traducido en dos raquíticos puntos de los últimos nueve disputados, lo que le ha alejado en cuatro del Barça de los muy mediáticos Ronaldinho, Eto’o y Messi. Pero como las sensaciones varían o se matizan semana en semana, ahora el presente se le avecina más despejado y venturoso. El calendario acompaña, pues la mayoría de los pleitos ligueros los jugará a favor de querencia. Ya tiene una final en el bote, con lo que supone además no disputar la vuelta ante el Dépor “a cara de perro” y con todo el arsenal sobre el césped. Si este domingo retoma en el Sánchez-Pizjuán la senda habitual del triunfo frente al muy necesitado Athletic de Bilbao, y cuatro días después amarra un buen resultado en el Reyno de Navarra no sólo le hará gozar a los suyos de un Feria 2007 inolvidable -como ya lo fuera por motivos similares la del año anterior-, sino que llegará a la recta final de las tres competiciones con la moral en perfecto estado de revista, que es la mejor manera de recargar unas pilas que ya saben todos sus competidores que en el caso de este Sevilla son alcalinas, y que como las del conejito del anuncio, duran y duran, y duran…

Redacción

Redacción