El fondo de armario a prueba

Por  14:41 h.

El Sevilla inicia este domingo un maratón de 16 partidos antes de que concluya el año y lo hace con la plantilla en cuadro y especialmente mermado en ataque. Aunque la plaga de lesiones se inició antes de que se produjera el parón liguero motivado por los compromisos oficiales de las selecciones –ya habían caído Mosquera, Luis Fabiano y Crespo-, la participación de los internacionales sevillistas ha sido especialmente negra para los componentes del plantel de Jiménez. La lista de inhabilitados para competir se fue engordando con los percances de Capel –sin llegar a saberse si ya estaba lesionado antes de incorporarse al grupo que comanda Del Bosque o si la sobrecarga derivó en rotura en el primer entrenamiento en Madrid-, Dragutinovic, Kanouté y Chevantón. Unan a estos nombres el de los lesionados de larga duración Javi Navarro y Koné, y el poco corriente problema ocular de Renato, para completar un panorama más que preocupante. De esta larga relación, en la que no se incluyen a Fazio y Adriano que salen de sus respectivas lesiones, sólo Luis Fabiano cuenta con opciones, no exentas de riesgo, de ser utilizado en el estadio de los Juegos Mediterráneos. Jiménez ha dejado al margen las lamentaciones y tirará de un filial corto de pólvora, pero sobrado de entusiasmo. No queda otra que apretar los dientes y basar las opciones de éxito en una fortaleza defensiva en la que ha cimentado el equipo sus últimas victorias.

El pregonado fondo de armario, en pleno trasvase entre la ropa de verano y la de invierno, se pondrá a prueba más que nunca. En esta ocasión no se podrá hablar de rotaciones, porque ese calificativo conlleva la posibilidad de elegir y ahora sólo cabe escoger entre los jóvenes de la cantera que completarán la convocatoria. Si estos dan la talla será el lado positivo que dejará este auténtico rosario de lesiones.

Redacción

Redacción