Maresca y su neorrealismo italiano

Por  19:13 h.

Enzo Maresca sacó ayer a relucir su peculiar neorrealismo a la italiana para retratar la situación del Sevilla en la Liga. Enemigo de vender humo y crear falsas expectativas, el ex de la Juve comentó que, dadas las circunstancias, lo primero que hace cuando acaban los partidos es preguntar cómo han quedado Levante y Betis, los dos equipos que cierran la clasificación y que, a día de hoy, están más cerca del vigente doble campeón de UEFA y Copa del Rey de lo que éste figura del puesto al que aspiraba en el inicio del presente curso.

Contrastan las palabras del centrocampista transalpino con las afirmaciones de Del Nido que vieron la luz en prensa el pasado 20-N, en las que el prócer sevillista afirmaba que la meta liguera seguía siendo clasificarse de nuevo para la Champions. El uno de nueve que ha seguido a las palabras del presidente del club de Nervión ha arruinado todas las previsiones y no sólo las más optimistas. Después de jugar ante Mallorca, Almería y Osasuna, el empate en el Reyno de Navarra se convierte en resultado raquítico. Por ello hace bien Maresca en avisar de que ante un equipo que muestra tan enclenque cuenta de resultados cualquier rival se convierte en enemigo de cuidado. Así las cosas, el conjunto ahora adiestrado con más voluntad que acierto por Jiménez no debe tener más horizonte a corto plazo que superar los veinte puntos antes del parón navideño. Ello le permitirá distanciarse algo más de lo que está ahora de los puestos de descenso, reordenar ideas, sacudirse fatalismos y malos rollos con el cambio de año y rearmarse para el 2008 con nuevos bríos. A vuelta de almanaque está la posibilidad de retocar la plantilla, el todavía ilusionante reto de competir en Liga de Campeones y la posibilidad de escalar puestos en la competición doméstica, pese a la notable desventaja concedida.

Redacción

Redacción