Un Jiménez sin interinidad

Por  11:07 h.

Manolo Jiménez lleva ya más de una semana trabajando con el grueso de la plantilla que dirigirá en la temporada 2008-2009 y se nota en todos, jugadores y técnicos que ya no hay ningún tufo de interinidad en el hecho de que el humilde, trabajador y constante entrenador de Arahal comande este nuevo y remozado proyecto. En el mismo no estarán, por imperativos del mercado y otras circunstancias, tres titulares con mucho peso y prestaciones, como lo eran Daniel Alves, Poulsen y Keita, pero Jiménez, tildado de “llorón” cuando dirigía a un filial al que le sacó unos excelentes resultados y que propició un constante ascenso de jugadores de gran valía, está tranquilo y confiado en las prestaciones que pueden dar los fichajes de este verano, incluido ya Squillaci, y ni siquiera le altera la vacante dejada por el danés traspasado a la Juventus. Lo cierto es que en Costa Ballena se palpa que ya se mira a Jiménez con otros ojos. Lo hacen las decenas de aficionados que se acercan constantemente al hotel Elba y a los campos de entrenamiento, y, lo que resulta más significativo, los propios futbolistas. Ya sabe el técnico que cuenta con el favor de una plantilla a la que se acabó ganando el curso anterior con su integridad, trabajo y sinceridad sin dobleces. También terminó por convencer a una gran parte de la afición, que acabó perdonándole los errores de novato que cometió en tan accidentada campaña. Ahora está cociendo con mucha dedicación, diálogo y esfuerzo, y rodeado por un equipo de colaboradores hecho a su medida a un Sevilla que sí tendrá desde el inicio el sello de Jiménez. Los resultados, como en todos los casos, serán los que dicten sentencia, pero el proyecto tiene buena pinta y merece un renovado voto de confianza.

Redacción

Redacción