La prueba

Por  18:16 h.

Teniendo en cuenta que el Sevilla es uno de los picos del Tourmalet liguero cualquiera puede pensar que el asalto a las huestes que defienden las cimas del Campeonato no será tan complicado para el bloque de Jiménez, pero basta con sustituir Valencia por Sevilla y ahí el vértigo se mantiene intocable. Llega el momento de un equipo forjado y mentalizado para asumir su responsabilidad en jornadas así pero entre la teoría y la práctica existe una distancia que ahora deben medir los nervionenses. Será la prueba, no la definitiva, pero sí la que sitúe al bloque sevillista en la tesitura de elegir caminos que luego pueden tornarse autopistas o senderitos.

Y llega el alpinismo cuando sus hombres más cualificados ya han pasado las fiebres propias de cada temporada. Han coincidido casi todas, pero ya se encontró la vacuna y Kanouté, Luis Fabiano y compañía están en perfecto estado de revista para golpear a Valencia, Real Madrid, Barcelona, Villarreal y quien se quiera poner por delante. Muchos harán números y se conformarán a priori con un puñado de ellos, pero el Sevilla, si mantiene la ambición que corre por las venas de su planta noble, debe aspirar a todo esté o no para esos trotes. Porque igual no estamos ante el equipo tan fiable de años atrás, pero sí es una alternativa válida, sobre todo ante otros grupos que tampoco es que hayan navegado sin fisuras en este proceloso inicio liguero. Quitando al Barcelona, todos han mostrado sus vergüenzas, porque la mayoría las tienen y ni siquiera pueden esconderlas con el más mínimo rubor. Es el momento de que el Sevilla las explote al tiempo que maquilla las suyas. Si no lo hace, de nuevo la preocupación y unas Navidades pensando en otras cosas, incluyendo soluciones de urgencia entre el frío mercado invernal. Si lo hace, todo en su sitio y la ilusión por las nubes. Llega la prueba, ¿dónde andará este Sevilla?

Redacción

Redacción