Rueda el balón

Por  12:19 h.

Los avances en la comunicación han dejado atrás las colas veraniegas bajo el sol de Nervión. Siempre vinieron bien los soportales del estadio, pero también se pisó el albero de la explanada del aparcamiento. En algún tiempo se distraían los concurrentes observando el mosaico, en otros la fauna autóctona del inacabado proyecto Stirling, pero siempre hablando del día a día de su club, allí preguntando quién era el último y con el ABC debajo del brazo para estar bien informados. La permanencia, el ascenso o la UEFA, no había más en el horizonte. Si acaso alguna alegría en la Copa del Rey, pero no era lo más frecuente. El sevillismo hacía cola en familia para abonarse a una temporada de incógnitas. Hoy todo eso ha cambiado. Hasta las colas. Ya apenas hay por esto de Internet y los bancos, que entre hipoteca y plan de pensiones te dan un carnet del Sevilla. Pero aún hay filas de hinchas rojiblancos que hacen lo de siempre, esperar a que llegue su turno en la taquilla y, mientras, parlamentar, debatir, repetir la tertulia de todos los días con diferentes integrantes. Hace una década se soñaba con salir de una puñetera (con perdón) vez de la impropia Segunda, hace dos que si Azcargorta iba a aprovechar de una vez la plantilla que tenía para pasar de las medianías en la tabla, hace tres algo parecido con Luis Cid Carriega en el ecuador del mandato del recientemente desaparecido Eugenio Montes Cabeza y así… Hoy, el abono del Sevilla parece una garantía de otras alegrías a pesar de la última temporada. Seguro que los que pueden acceder a él se preguntan otras cuestiones en las colas: ¿Será Jiménez capaz de encabezar un buen proyecto propio desde el principio? ¿Tocarán temporada buena de fichajes de Monchi? ¿Echaremos de menos a Daniel Alves? ¿Qué tipo de futbolista es Konko? ¿Podrá Escribano quitarle a Romaric tantos kilos como ha costado su fichaje? ¿Qué pasará por la cabeza de Luis Fabiano esta temporada? ¿Remodelará Del Nido el estadio? ¿Cambiará algo el ahora 'paquete bendito'? ¿Jugará este año Javi Navarro? ¿Se llegará a la tercera UEFA?

Y todo ello pensando en un Sevilla en crecimiento. Rueda ya el balón, aunque sea en los entrenamientos y ya se ha echado el telón definitivamente al discurso de la pasada temporada. Jiménez ya trabaja con los suyos y la nueva campaña ha comenzado. Ahora llegará el turno de marcar los objetivos, que siempre lucharán con el partido a partido, y acabarán cayendo los últimos retoques para una plantilla que está forzada a parecerse cada vez menos a la de los pentacampeones. El pasado reciente puede llegar a ser una carga pero ahí está la mayor meta de este equipo y este club, poner una raya que separe la etapa anterior con respecto a la que ahora se inicia y dejar los títulos tras la vitrina, que es donde deben estar. Nace el Sevilla de Jiménez, no el heredado de la pasada temporada y queda mucho por demostrar. Los retos están para eso y en las colas, que aún existen, no se habla de otra cosa.

Redacción

Redacción