A Pamplona, sin sanfermines

Por  1:04 h.

Catorce años lleva el Sevilla sin ganar en Pamplona. Ya han pasado toros por la calle de la Estafeta y mozos por el hospital en ese tiempo. Claro que tampoco por allí aparecía un Sevilla con el porte del actual y tantas bestias negras ya cazadas, cuyas cabezas cuelgan hoy en las paredes de su sala de trofeos. Fíjense, por ejemplo, en ese Dépor al que no se le hincaba el diente y que la última vez que apareció por Nervión terminó devorado.

En el Reyno de Navarra han ganado esta temporada cinco equipos: Getafe, Racing, Real Madrid, Celta y Español. Y empataron tres: Athletic, Barcelona y Valencia. Sólo cuatro conjuntos de Primera tienen peores números que los pamplonicas en su terreno, lo que lo que lo convierte en anfitrión estadísticamente bizcochable, por más que la leyenda diga que el bizcocho se endurece hasta volverse piedra en cuanto huele la llegada del Sevilla.

Uno no echa de menos los tiempos pasados cuando por la banda del entonces Sadar campaban la cólera del bilardo mexicano, Javier Aguirre, y el verbo chacinero –“chorizo, chorizo”, le gritaba el de Utrera- de Joaquín Caparrós. Desde vísperas los partidos olían a bronca, a sangre. Ahora, no. No es que huelan a Champions, porque los navarros estuvieron sólo un rato en su antesala y los sevillanos aún no han llegado a ella, pero ni Ziganda ni Juande son de los que echan en el equipaje el tutorial de tanganas. Otra cosa es que a los jugadores de la vieja guardia les dé por recordar los viejos tiempos…

Redacción

Redacción