Nzonzi, en la final de la Europa League en Basilea
Nzonzi, en la final de la Europa League en Basilea

En Anfield sueñan con la vendetta, Sevilla

Los de Nervión se enfrentarán al Liverpool con la final de la Liga Europa en el recuerdo
Por  15:18 h.

Le tiene ganas. Como para no tenérselas después de abrir el marcador con el golazo de Sturridge y de tirarse de los pelos con aquel árbitro que se hizo el sueco, porque además lo era, en el área de Soria, y sucumbir luego en el segundo tiempo al espléndido recital futbolístico nervionense en Basilea, con un Coke estelar. Le tiene ganas Jürgen Klopp, el alemán que los manda, que se veía ya con titulo recién aterrizado en Liverpool; también los doce jugadores que aún sobreviven en el plantel inglés a aquella batalla y la afición red, goleada por la sevillista pese a contar con el cuádruple de gargantas en la grada.

Pocos jugadores blancos, poco más de media docena, de los que participaron en aquella final habrán podido poner al día a sus compañeros de lo que está en juego en el mítico Anfield. Ha pasado sólo año y medio pero el ya habitual plan renove arrasó aquella plantilla como si hubiera pasado por encima el huracán Irma. E incluso para varios de los que estuvieron allí no será la cosa igual, porque Sergio Rico y Nico Pareja vivieron el duelo desde el banquillo y se presumen titulares mañana; Carriço y David Soria, entonces desde el inicio, deben estar en la banda y sólo Nzonzi, Escuredo y Banega, este con un año de por medio en el Inter, escucharán el himno en el césped.
No ha empezado bien el cuadro de Klopp en la Premier. Coutinho, rebelde con causa catalana, les salió rana y hasta que no lo bese un príncipe no comenzará a aportar al grupo. Eso ha penalizado el juego de los liverpudien, que frente al Sevilla no podrán contar tampoco con Lallana, su goleador, que es de los que tiene la fama y la lana, pero sí con Chamberlain, ex gunner, y Salah, a quien Monchi puso en el álbum de cromo inglés a cambio de 42 millones de euros.

Llega la cita para el Sevilla en una fase aún de construcción del proyecto de Berizzo. El equipo se mantiene invicto, suma puntos sin jugar bien y cuando lo hace medio qué, golea. Cierto que le faltan cosas, pero el conjunto ha ganado en solvencia defensiva y salida del balón respecto a Sampaoli y arriba se crean ocasiones. Eso sin estar finos los arietes y ausente Jesús Navas, aún sin comprender de qué va su nuevo papel. Se lo expliquen.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla