Antonio será David

Por  13:52 h.

La Federación Española de Fútbol no ha permitido que el Sevilla retire la camiseta con el número 16 de Antonio Puerta hasta que el hijo de éste, Aitor, cumpla los 18 años. No lo contempla la reglamentación, dicen. Nadie le ha recordado a Ángel María Villar que tampoco la reglamentación permitía que un club condenado al cierre de su estadio, el Barcelona, permaneciera dos años sin cumplir la sanción y cambiaron la reglamentación “ad hoc” para que al final todo quedara en aguas de borrajas. Aquello fue una desfachatez, esto hubiera sido un acto de humanidad; aquello fue arrojarle fango a la justicia; esto, tierra a un deportista que perdió la vida sobre el terreno de juego.

No sé qué problemas irresolubles plantea que excepciones como la sevillista sean amparadas por los organismos que rigen nuestro fútbol, ni a qué viene esa coraza contra la sensibilidad que muestran sus dirigentes, por lo demás expertos en sensibilizar sus espíritus con viajes gratis total y dietas 5J, pero resulta patético que el fútbol no sepa honrar a sus muertos, que los deportistas sean condenados al olvido por los dirigentes cuando siguen vivos en el corazón de las aficiones.

David Prieto será quien lleve el dorsal de Antonio esta temporada. Un canterano, un amigo, que se va a prestar a estar doce meses sin nombre, porque para el sevilismo, durante mucho tiempo, no habrá otro 16 que aquel 28 de agosto de 2007 nos dejó para siempre. Será el usufructuario no sólo de un número, sino también de un sentimiento. Que lo honre.

Redacción

Redacción