Eduardo Berizzo
Eduardo Berizzo

Berizzo avisa: rotar no es de cobardes

La plantilla ya sabe que todos cuentan, pero hoy el técnico sólo contará hasta 11, los mejores, en el crucial partido ante el Basaksehir turco
Por  12:59 h.

Esos Juzgados de Guardia que son las redes sociales y alguno de Instrucción, que lo simbolizarían los medios, metieron a Eduardo Berizzo en el calabozo en la noche del sábado acusándalo de exhibicionista. No se puede, dijeron, mostrar de forma tan impúdica la confianza en un plantel de 25 tipos supuestamente elegidos para la gloria esta temporada. Dado que abrirse el abrigo o la gabardina en agosto lo hubiera llevado directo al ala psiquiátrica del hospital, el argentino se destapó con la alineación y allí estaban nueve caras nuevas respecto a las que empezaron el partido contra el Basakehir turco unos días antes.

Le han reprochado a Berizzo que frente al Español dispusiera un «Sevilla B», una «banda de suplentes», pero esa formación podía ser, con algunos retoques, la titular muy pronto, no porque el periodista lo diga, sino porque esos jugadores se han fichado para serlo, porque mejoran-en algún caso muy mucho- la que para algunos fue apuesta segura en Estambul. Cabe criticarle al técnico que no le salieran bien las cosas en el marcador -no siempre disparará Muriel al muñeco o al palo, y si sí, los dioses protejan al Sevilla del que sería el nuevo Chevantón- pero será por lo único.

Lo dos puntos que volaron del Sánchez-Pizjuán pueden considerarse una inversión barata para lo que dejó: el mensaje a la plantilla de que todos cuentan desde el primer momento, la exigencia de que los últimos en llegar deben ponerse en plena forma ya, la necesidad de saberse la partitura sea quien sea el compañero, la confirmación de que importa el equipo no la individualidad, el aviso a la afición de que rotar no es de cobardes y a los medios de que aventurar una formación esta temporada va a ser cosa de videntes.

Esta noche, en la vuelta de la previa de la Champions, se comprobará si Berizzo hizo bien en reservar el sábado a los que en mejor en forma están. Porque al Sevilla sólo le vale hacer bueno el resultado de la ida y asegurarse la participación en la fase de grupos. No es día de pruebas, así que Berizzo no escandalizará a los puritanos. La plantilla ya sabe que todos cuentan, pero hoy el técnico sólo contará hasta 11, los mejores.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla