Cambio para bien

Por  21:46 h.

El redactor de deportes de ABC Juan Manuel Ávila se ha sentado con Manolo Jiménez y le ha obligado en una entrevista a tocar todos los palos de su gestión al frente del primer equipo sevillista. Me gustó el talante con el que el de Arahal afrontó las preguntas y cocinó las respuestas, porque lejos de ser el tipo que el año pasado se escudaba en su sevillismo para eludir las críticas y el que hacía de cada contratiempo una excusa para explicar los tropiezos del equipo, se ha convertido en un hombre pragmático, con confianza en si mismo y en el grupo que manda y orgulloso del trabajo que está realizando. Y eso, que es mucho cambiar en tan poco tiempo, denota que detrás del cazurrón hay un tipo inteligente.

Los entrenadores de fútbol, por mucho que se llenen la boca diciendo lo contrario, tratan de llevar a los jugadores a su huerto, al sistema en el que ellos confian o a la forma de juego que les dio más royalties. El técnico sevillista comenzó el año pasado siguiendo el guión que le le había llevado al éxito en Segunda B, pero no comprendió hasta el término de temporada que lo que servía para llevar a un grupo de jóvenes jugadores no bastaba para tratar con la elite del primer equipo. Con el filial había hecho un equipo a su imagen y semejanza y ahora lo que se le pedía era primero que no estropease la calidad del conjunto y, segundo, que sin tocar su ambiciñón ofensiva le diera solidez en la retaguardia. Recuperar la madre del cordero, en fin, que permitió a Javi Navarro levantar cinco trofeos en quince meses.

Habrá que ver como responde Jiménez cuando las cosas vengan atravesadas, porque hasta ahora, aún con los altibajos de la pasada temporada, todo fue relativamente bien, pero lo cierto es que el de Arahal está creciendo al frente de un equipo ya crecido y que si se deja llevar por la impronta de un plantel ganador es muy probable que cuando salga del Sevilla, que algún día saldrá, sea uno de los entrenadores jóvenes mejor formados del fútbol español. Por ahora sigue aprendiendo con beca.

Redacción

Redacción