Vitolo y Torres, en el Sánchez-Pizjuán por el Sevilla-Atlético (Reuters)
Vitolo y Torres, en el Sánchez-Pizjuán por el Sevilla-Atlético (Reuters)

«Cholo, saca a Vitolo», antes del himno

Mientras al Sevilla le cercan los rumores con Fumanchús y rusos de los que ponen polonio en el té, a Nervión llega un tipo más peligroso, Simeone
Por  9:16 h.

Durmió el sevillismo desde el miércoles con las imágenes del partido contra el Manchester como niño con su peluche prefe, pero la realidad le invita a dejar la dimensión onírica para el Teatro de los Sueños (Old Trafford), en bellísima alegoría de Bobby Charlton. Toca centrarse en el calendario más inmediato, ese que tiene su inicio mañana frente al Atlético de Madrid, lunes y martes con las visitas de los comerciales a los domicilios de los accionistas para comprarles duros a cuatro pesetas, miércoles con la rendición de visita al Málaga, jueves y viernes con reuniones tipo tupper de los comerciales en peñas y semisótanos, sábado en Nervión frente al Athletic y así.

Mientras al Sevilla le cercan los rumores con chinos tipo Fumanchú y rusos de los que ponen bolsitas de polonio en el té, a Nervión llega un tipo más peligroso que todos ellos, Diego Pablo Simeone, zorro con pedigrí que además comparece con sed de revancha tras el repaso de Vincenzo Montella en la Copa del Rey. Se juega mucho el Atlético, porque aún suspira con alcanzar al Barcelona y surfear junto a él hasta que la Liga rinda en la orilla, pero no más que el Sevilla, tan necesitado de puntos para alcanzar al cuarto clasificado como para abrir brecha con los que le arañan los tobillos.

Si a Eduardo Berizzo se le pedía que no rotara con tanta contundencia, al técnico italiano se le aconseja que lo haga algo. El denominador común es que ambos no hacen caso, pero mientras a Toto el empecinamiento le fue peor que mal, a Vince le va estupendo. No esperen cambios mañana respecto a los que hicieron de De Gea un héroe, pero apuesten a que en Málaga, tres días después, hará un híbrido entre los diesel que lo juegan todo y los eléctricos necesitados de demostrar en 90 minutos que pueden hacerlo.

El Atlético, que se ve en cuartos de la Europe League tras ser emparejado al Lokomotive, viajará sin el belga Carrasco, aprendiendo ya mandarín al igual que Fernando Torres, por lo que aumentan las posibilidades de ver al canario volador desde el inicio en su tercera visita al Sánchez-Pizjuán. Así que, recuerden, si van a cantar el «Cholo, saca a Vitolo», háganlo antes del himno.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla