Como para recitar la alineación de un tirón

Por  0:47 h.

Es ya un clásico en el mundo del periodismo deportivo, que los articulistas, cuando tratan de resaltar las gestas de un equipo determinado en una época concreta, aludan a que hasta los niños más pequeños recordaban de carretilla esa formación mítica que formaban Menganito en la portería; Zutanito… hasta llegar al número once, siempre precedido de la conjunción “y”. Recordar once nombres tampoco es tan difícil y menos para los cerebros-esponjas de los niños en los que, además, los futbolístas son pompas en permanente exhibición.

Ahora, sin embargo, en el Sevilla tienen un problema. En vez de un equipo los niños tienen que recordar una plantilla, con cedidos y adoptados del filial incluidos, porque todos colaboran o colaboraron en la excepcional campaña que se está realizando. El Ministerio de Educación, que lleva años simplificando los estudios hasta hacerlos irreconocibles para los que aprendíamos ejercitando la memoria, debería amonestar seriamente al club de Nervión por exigir memoria enciclopédica a sus pequeños aficionados, incapaces de recitar del tirón una alineación para la historia. ¿Cuál? ¿La de Eindhoven?¿La de Mónaco?¿La de Glasgow? ¿Una clásica?

¿Con Juande una clásica? No digo que al fútbol del manchego no le pegue una sinfonía de Mozart o de Beethoven, pero en cuanto a las alineaciones lo suyo tiene más que ver con el rap, el hip-hop o el tecno. Indescifrable por dónde va a salir porque en el edificio que ha construido hay salidas de emergencias por todos sitios. En él no se quema nadie si no quiere.

Por no respetar, el entrenador ha acabado incluso con la tradición del “y”; así, cuando en vísperas de los partidos los periodistas tratan de averiguar, a modo de relleno de boleto quinielístico, la formación que sacará al día siguiente, huyen de las conjunciones copulativas y se refugian en las disyuntivas, como la “o”. Así se empieza y se termina sin palabras, reo de los signos de interrogación. ¿O no?

Redacción

Redacción