sampaoli-gorra

Un depurativo para recuperarse de tanto quilombo

Un Osasuna de duelo será testigo hoy del adiós de Sampaoli, que sí escucha y sigue
Por  11:37 h.

Parece que fue ayer cuando Jorge Sampaoli pidió a Ganso y Poyet dijo sí a Zozulia y lo cierto es que hoy se termina la temporada para Sevilla y Betis, veinticuatro horas antes que para los demás por haber vendido ya, ellos y sus rivales, aún de duelo, todo el pescado en la lonja de la Liga. El mayor aliciente de la cita en el Sánchez-Pizjuán será observar la despedida que le dan los abonados este año a divertirse (17 victorias en Nervión, en 24 partidos) a Sampaoli, el visto y no visto entrenador argentino. Al final resulta que el hombre sí escucha y sigue. Sigue haciendo el ridículo en sus comparecencias públicas. Escuchar, sólo las «maldades» de los periodistas sevillanos, pero no la retransmisión que de su marcha están haciendo desde hace dos meses todos los que le acompañarán en su aventura con la selección argentina. Menudo quilombo (palabra multiusos de moda en Argentina) nos montó ayer este agente doble de opereta por desvelar sus intrigas palaciegas. El equipo merece una ovación. Los jugadores han hecho un notable esfuerzo, merecedor del afecto de los suyos. Pudo conseguirse más de no haber estado el banquillo tan disperso con otros asuntos, pero hay que valorar bien lo conseguido. Para muchos será, además, un adiós definitivo; no les regateen agradecimiento.

Unas horas antes, a ochocientos kilómetros por la Ruta de Plata, el Betis dará el pésame a su hermanado Sporting de Gijón, la temporada próxima equipo de Segunda. A los verdiblancos ya les tarda el paso de página tras una campaña nefasta en la que todo lo que puso salirle mal al club le terminó saliendo peor. Hubo muchas razones que explican la no consecución del discretísimo objetivo que se marcó, el décimo puesto liguero: una planificación desastrosa, unos arbitrajes desafortunados, un clima social enrarecido, una presidencia más pendiente del sillón del palco que de lo que se cocía en las canchas. La catarsis se hace imprescindible. La RAE la define como «expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas al organismo». Hágase, y cuídense de no añadir nuevos productos tóxicos a la cesta de la compra para la próxima temporada.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla