Ben Yedder celebra con Sarabia uno de los goles anotados en Old Trafford (Foto: Reuters)
Ben Yedder celebra con Sarabia uno de los goles anotados en Old Trafford (Foto: Reuters)

Para Diablos Rojos, del presidente a Ben Yedder

Sin la determinación de Castro, Arias y Montella no hubiese sido posible convertir el Teatro de los Sueños en el Teatro de las Pesadillas de Mou
Por  10:25 h.

Pepe Castro era un bellaco por darle el finiquito a Eduardo Berizzo, convaleciente de su enfermedad; Óscar Arias, un indocumentado cuando, removiendo Roma con Santiago, ya me entienden, eligió la opción de Vincenzo Montella, frente a la de Javi Gracia, para sustituir al argentino; Montella no tenía futuro tras la debacle del derbi y la espantá de Mendizorroza. Pero sin el pulso firme del presidente, sin el empecinamiento del director deportivo, sin la profesionalidad del entrenador, no hubiese sido posible convertir el Teatro de los Sueños de Old Trafford en el Teatro de las Pesadillas de Mourinho, nueva denominación del mítico estadio mancuniano tras el paso de un soberbio Sevilla.

Y Ben Yedder, que merece punto aparte.

No quiere decir esto que todas las cosas se hayan hecho bien. Quiere decir sólo que para llegar adonde se está, quintos en la Liga, en la final de la Copa del Rey y entre los ocho mejores de Europa y parte de Turquía, hubo personas que se la jugaron andando por el alambre en diciembre y que hoy, 15 de marzo, festividad de San Sisebuto y Santa Leocricia, deben recibir el reconocimiento por lo acontecido el martes 13, día de San Wissam.

¡¡¡¡ Y Ben Yedder, que merece unas admiraciones !!!!

Ocurrió también que Sergio Rico no era tan dubitativo, Mercado tan torpe en el lateral, Kjaer un agujero rubio, NZonzi un desahogado. Y que Escudero subió de nivel, Banega de inspiración, Sarabia de lucha y Lenglet de todo. Hasta los que parecían fuera de onda, el vacilante Correa, el anémico Mudo, el desorientado Muriel, aportaron destellos.

(Y Ben Yedder, que merece un paréntesis).

Mañana conocerán los aficionados sevillistas, vencedores por KO en el primer asalto en Manchester, el nuevo estadio a conquistar con sus cánticos y gritos de ánimo. Serán los de Nervión la perita en dulce del sorteo, pero recuérdese que transformada sólo en escarchada se han dejado los dientes en ella nada menos que unos Diablos Rojos.

Aunque para diablo Ben Yedder, que merece unas interrogantes.

¿Por qué no juega siempre?

¿Por qué?¿Por qué?¿Por qué?, preguntaba ya Mourinho, un visionario, en 2011.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla