La cartera, indultada

Por  1:31 h.

El consejo de administración del Sevilla no va a subir la próxima temporada el precio de los abonos. Como ya el año pasado lo puso a la altura del 2020, puede permitirse el lujo en 2009 de indultar a la cartera de los abonados, si es que alguno, tras la crisis hipotecaria, aún la conserva pese a su inutilidad. Ya en el último partido, la grada de Nervión, temiéndose lo peor, había coreado cánticos en contra de cualquier subida que no fuera la de la ilusión. Parece que le han hecho caso y, sin que sirva de precedente, la próxima campaña no sólo se incrementarán los precios sino que hasta habrá quien celebre la ganancia del 3 por ciento del IPC, que tampoco se cobra, lo que dará para un perrito caliente, sin bebida.

Habrá de acostumbrarse la grada de Nervión, de cualquier forma, a pagar sus abonos a coste de angulas porque no se tiene en nómina a gente como Kanouté, Luis Fabiano, Palop, Capel, Navas, etc, con precios moderados. Lo bueno y lo escaso hay que pagarlo, y está claro que la dinámica adoptada por el club nervionense, cada vez más ambiciosa, no permite la vuelta atrás.

El carnet del Sevilla, a tenor de la lista de espera de abonados que asegura el club que hay, tiene ya la misma consideración que un abono en el Maestranza para la temporada de ópera o un palco de Semana Santa en la Plaza de San Francisco o una caseta de Feria. Más que un gasto puede considerarse una inversión, porque no faltará quien pague un poco más por gozarlo. Si uno está tieso siempre le queda la opción de alquilarlo y animar a la Sexta a que repita la serie semanal sevillista por segunda temporada consecutiva.

Redacción

Redacción