Los jugadores del Atlético celebran uno de los goles ante el Sevilla FC
Los jugadores del Atlético celebran uno de los goles ante el Sevilla FC

Entre la mano del Atlético y la mano del anónimo

La declaración ante el juez de José Castro sólo dejó la valoración del denunciante, Agustín Martínez, al que cada vez le salen más supuestos malhechores
Por  9:36 h.

El Sevilla empezó la semana de mano de la mano. De la mano, cuarta liguera, que le hizo el Atlético y de la mano que mece la cuna en los juzgados. La comparecencia del equipo ante los de Simeone deparó una nueva goleada en contra, esta vez regalada, pues no fue fruto de un mal desempeño defensivo del grupo sino del rumboso proceder particular de los Banega, Rico, Mercado y hasta del árbitro fallero Martínez Munuera, quien obviando el penalti de Oblak a Sarabia impidió un marcador menos sonrojante. La declaración del presidente José Castro, Pepecastro en el fútbol, ante el juez para hablar de la antiquísima «financiera Sevilla F. C.» sólo dejó la valoración del denunciante, Agustín Martínez, al que cada vez le salen más supuestos malhechores.

El origen de la comparecencia de Castro en los juzgados parte de la recepción de Martínez de un sobre con remitente anónimo en el que se acusaba al presidente, entre otras cosas de menor calado, de financiar gastos personales con dinero de una cuenta del club. El anónimo no decía que era práctica habitual en otros presidentes y consejeros ni Martínez lo preguntó o lo cuestionó. Porque una cosa es denunciar una práctica presuntamente irregular en la entidad en las dos últimas décadas y otra colocar a Castro en la diana de manera exclusiva, concediéndole credibilidad absoluta a su enigmático comunicante, en unos momentos de enorme tensión accionarial. De hecho, lo comentado ayer ante el juez por el presidente sobre su antecesor, José María del Nido, lo ha puesto en cuarentena el ahora mediático abogado.

A nadie se le escapa que ha habido una incorrecta praxis administrativa en el club con esas cuentas en favor de presidentes, consejeros y accionistas destacados, personas que han dedicado su tiempo a la entidad hasta esta temporada sin nada a cambio (cierto que algunos defendiendo su patrimonio y sin pistola en el pecho). Pero se debe recordar que fueron autorizadas, creadas, mantenidas y nunca ocultadas por los sucesivos consejos de administración desde comienzos de siglo, no sibilinamente abiertas para disfrute del único investigado por el momento, el actual máximo mandatario. Que pase el siguiente anónimo.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla