Nzonzi, durante un entrenamiento con el Sevilla FC
Nzonzi, durante un entrenamiento con el Sevilla FC

A Maribor, sin Nzonzi, pero con todo a favor

El Sevilla se desplaza a Eslovenia sobrado de vidas para conseguir el pase a octavos de la Champions, la primera gran meta de la temporada
Por  17:18 h.

Se van todos a Eslovenia, la república más norteña de lo que antes fue Yugoslavia, y en el todo caben técnicos, empleados, consejeros, familiares de unos y otros, nada menos que 21 jugadores y nos dejan en la carretera de Utrera a Steven Nkemboanza Mike Nzonzi. Si en una lista de a bordo tan amplia no entra el centrocampista es que, de manera definitiva, Eduardo Berizzo no cuenta con él. Habrá quien piense que el francés debe estar que se lo llevan los demonios con tan drástica decisión, pero me temo que andará celebrando el éxito de algo buscado con premeditación: salir como sea en el mercado invernal. Sólo manteniéndolo en la plantilla sin jugar se le borraría la sonrisa, pero no parece que el club esté por quedárselo en estas circunstancias.

Era partido para este excelente jugador y mal profesional, eso sí, alineado sin la compañía de Pizarro en la medular. Pese a la tozudez de Berizzo, que sólo se ha convencido a las malas, tanto el galo como el argentino juegan mejor sin el otro y además lo transmiten al equipo, más desenvuelto en ataque y con similar potencial defensivo. El buen momento de Guido, que lo juega todo, hace improbable que se le eche en falta.

Va el Sevilla a Maribor sobrado de vidas con las que conseguir el objetivo de clasificarse para octavos de la Champions. Ganando lo consigue seguro, empatando también y sólo perdiendo tendría que contener la respiración pero sin ponerse cianótico, pues el Spartak necesitaría firmar una machada en Liverpool, donde los de Klopp se juegan el liderato del grupo y, de perder, hasta la clasificación. Ni N’Zonzi encargando un vudú parece con opciones de torcer el Destino.

Comerse el turrón clasificados para octavos es la primera gran meta al alcance de la mano de los sevillistas esta temporada. La siguiente debería ser jugar mejor de lo que lo hace, pero puntuando de la misma forma que ahora al menos, cuando clava la media inglesa y le echa el aliento al segundo clasificado de la Liga, el Valencia, a sólo una victoria de distancia. Si en enero suelta lastre y ficha bien, lo mismo la plaza Champions de esta campaña no la tiene tan cara.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla