Santander, plaza vital

Por  15:50 h.

Con la plaza de la Copa de la UEFA casi garantizada, el Sevilla determinará en Santander si se centra en el proyecto de futuro o, por el contrario, agota sus esperanzas de presente, más estrechas que hace un par de semanas al quedar por delante tan sólo tres jornadas ligueras. Curiosamente, esa esperanza une hasta convertir en nudo a los dos entrenadores, Marcelino Garcia Toral y Manuel Jiménez, porque no sólo ansían los mismos objetivos sino que en el caso del técnico asturiano, lo podría desear por partida doble y por extensión con doble posibilidad de éxito, si se confirma finalmente que tiene oferta para entrenar al club blanco la próxima temporada tras decirle “no” al Valencia.

Las victorias de la pasada jornada frente al Murcia y al Valladolid, respectivamente, no son definitorias del momento de forma que atraviesan ambos equipos, como tampoco resulta determinante lo que anuncia la estadistica, que convierte a Marcelino en un sempiterno perdedor cada vez que su pizarra se cruza con la del Sevilla. Está claro que ambos tienen delante más eficacia que solidez atrás y que la pegada que exhiban mañana será la que en verdad decidirá el duelo. Si fuese por números presentes y pasados está claro que el Sevilla sería el favorito, pero este equipo blanco, como demostró frente al Almería y al Murcia, le queda muy grande cualquier traje que no sea el de
“hoy a ver qué pasa”.

Tras la cita en Santander, vendrá el derbi. Pero eso es otra historia que en buena parte no hay que escribir porque Sevilla sabe redactarla sola.

Redacción

Redacción