Un casto error

Por  16:51 h.

Me gustaría saber cuánto le costó facturar a Hugo Sánchez desde su México lindo la maceta, que no flor, que demostró ayer tener en el culo. Increíble que ganara el partido de su debut como entrenador del Almería, aunque siendo el Betis el rival empieza uno a explicarse la cosa. Los verdiblancos iniciaron 2009 como acabaron 2008, entregando un tiempo no se sabe a qué "oenegé" del contrario y fallando en el otro ocasiones clamorosas.

La derrota le llegó a los de Chaparro en el primer tiempo. Ya sabíamos que Casto andaba últimamente flojito de manos, pero lo que no sabíamos es que el virus de la flojera le había afectado también al cerebro. Se ve que sí. El árbitro señaló un libre indirecto a treinta metros del portal bético y escorado a la izquierda. Lanzó Corona, varios ofrecieron su flequillo sin que el balón lo rozara. Allí se esperaba que Casto lo dejara pasar con garbo y sin necesidad de pisar ningún relicario porque la cosa iba de indirecta, pero el chico le metió la directa a su desatino, fue a por el balón, se le escabulló por debajo del cuerpo y dio legalidad a lo que apestaba como ocasión bastarda.

Es curioso lo que ocurre en la portería bética. La defiende uno de los que menos cobran en el plantel y es suplente el que de verdad se lleva la "morterá", Ricardo. No creo que llegue al diez por ciento de la ficha del portugués la anualidad de Casto.

No fue el guardameta el único que falló. Sergio García y Emana cantaron igual que él. Para que luego digan de Pavone.

Redacción

Redacción